domingo, 09 de diciembre del 2018
 
Veracruz - Boca del Río
Mester, icono de la dirección orquestal en Boca del Río
“Soy muy meticuloso… y quiero que estemos muy conscientes de esto”, comenta el Director de la Orquesta Filarmónica de Boca del Río
Boca del Río | 2018-04-11 | Pamela Salinas
/ Jorge Mester

“Soy muy meticuloso… y quiero que estemos muy conscientes de esto”, comenta, mientras muestra un reloj de mano, el maestro Jorge Mester a su equipo de trabajo, los músicos de la Orquesta Filarmónica de Boca del Río.


Tras la llamada de atención, el director repasa con el grupo las piezas que integraran el tercer programa de la temporada en el Foro Boca, donde Mester afina cada detalle, analizando y explicando aspectos de las obras, conectándose con los intérpretes y con el público que asiste al ensayo abierto.

El mensaje que diera a sus músicos fue claro: la disciplina es esencial en la práctica musical, razón por la que, el conductor, fue llamado en 2014 para dirigir a un grupo de músicos mexicanos y otras tierras que no solo formarían parte de un proyecto orquestal, sino integral, en el que diversos públicos se verían beneficiados a través del arte.

Este proyecto es uno de los que caracterizan a la labor del maestro Mester, quien tomó los 20 minutos de pausa entre ensayos para conversar con Galería, sección para la que compartió sus inicios en la música y el recorrido de la interpretación a la dirección: “Tuve mucha suerte de tener una educación bastante buena”, afirmó.

Desde el inicio

“Mis padres son húngaros, se mudaron a México y a los 5 años hice el primer error de mi vida: pedí un violín”, comenta con humor el maestro, quien relató que su acercamiento musical fue a través de músicos húngaros con quienes aprendió a tocar el instrumento, hecho que lo llevó a conocer al músico estadunidense Leonard Bernstein, quien lo motivó a estudiar dirección orquestal en el conservatorio neoyorkino Juilliard School.

“Ahí estudié con este grandísimo maestro, Jean Morel, estudié también en Holanda con Albert Wolff y aprendí a tocar la viola” –recuerda- “porque Bernstein estaba en su luna de miel en Cuernavaca y me pidió que juntara un cuarteto para que pudiéramos tocar el quinteto de Schuman en su casa. No encontré un violista pero encontré una viola, entonces aprendí a leer la clave y así aprendí a ser violista”.

El mundo ha sido el escenario de Jorge Mester, quien con instrumento en mano recorrió varios países hasta no soltar la batuta, carrera con la que se asentó tras tocar ‘toda clase de música’, como comentara.

 

- ¿Cómo podría definir la dirección orquestal?

- Dirigir la orquesta significa tener dentro del cuerpo las vibraciones de la música y poder transmitir esas sin tener que hablar. A través del lenguaje del cuerpo, que es muy fácil.

Si uno quiere algo, pide así (extiende la mano), si no quiere, así (pone una mano en alto). Es fácil, así que, aunque no lo crea hay técnica. No solamente es hacer los tiempos, sino cada movimiento tiene que ser específico, al sonido. Pero también tiene que tener uno no solamente el transmisor, pero el receptor y entonces durante estos años hemos profesionalizado la relación entre el transmisor y el receptor.

- Como músico ha viajado mucho, pero la decisión de aceptar la invitación de dirigir la Orquesta Filarmónica de Boca del Río sorprendió a muchos…

- Sí, se maravillaron todos (de) que decidí venir aquí, pero el chiste es que me encantó la idea de formar un grupo que nunca había existido, inculcarles a ellos el amor al profesionalismo. Esto dura porque muchos vinieron de una orquesta infantil y entonces duro un poco para que se dieran cuenta que ya no están en esa clase de trabajo y que ahora son ellos los que tienen que cooperar y dar la misma energía que viene del director.

- Durante este tiempo que ha ejecutado la Orquesta, ¿cómo ha sido el crecimiento que ha visto en los músicos?

- Tenemos suerte que el público está completamente dedicado a darle apoyo moral a la Orquesta y el patronato y el gobierno están completamente dedicados a cooperar para que perdure. Otras orquestas en México están en muy malas condiciones y nosotros tenemos la suerte del apoyo del gobierno, de la gente que está en el patronato y negocios ahora. Hay muchos vínculos con mucha posible gente que apoye. Es un trabajo en equipo el que tenemos, que es sensacional.

Lo que sigue

Como director Jorge Mester no solo se involucra con los músicos en el escenario, sino involucra a solistas y conductores a compartir su arte en el escenario del Foro Boca, escenario donde reside desde el presente año la Orquesta Filarmónica de Boca del Río, con la que el director, al cuestionarle sobre los planes para este año del grupo musical, afirmó que solo pretende ‘seguir tocando y seguir mejorando’.

A la par de su trabajo como director musical, el maestro combina una vida simple donde, resaltó, estudia y colabora en su casa, ubicada en California, para regresar a México a ‘hacer un par de conciertos aquí y con otras orquestas’, mostrándose imparable a sus 82 años.

Si bien ha figurado como principal junto a la OFBR, también resalta la labor de las nuevas generaciones de directores musicales, cuya dirección de la orquesta boqueña da cátedra del talento que persiste en el cargo artístico, donde suenan nombres como Roberto Beltrán Zavala o Alondra de la Parra.

- ¿Cómo ve a esta nueva generación de directores mexicanos?

- Entre mejores directores haya, mejores conciertos van a haber, así (espero) que todos sean buenos. Estudien –finalizó el director-.

  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México