domingo, 09 de diciembre del 2018
 
Veracruz - Boca del Río
‘La vida se aprende de los tropezones’: Leonel Noya Revuelta
Abordo de un barco carguero intentó conocer el mundo... ‘No era lo que yo imaginaba’
Veracruz | 2018-03-12 | Laura Morales
Jesús Leonel Noya Revuelta, empresario transportista y líder de los trabajadores del ramo compartió con IMAGEN del Golfo sus inicios, éxitos y fracasos.

 


Actualmente es secretario general de la Asociación Sindical de Trabajadores y Transportistas Veracruzanos.

 

Representa a 200 transportistas y en el ramo laboral a mil 500 trabajadores tan solo en la entidad.

 

Desde hace ocho años tiene amplia participación en la expansión del Puerto de Veracruz.

 

Además es secretario general del Sindicato Primero de Mayo, que labora a nivel nacional.

 




Sus inicios fueron en la Confederación de Trabajadores de México hasta que decidió formar su propia agrupación.

 

 

 

¿Fuiste secretario general de la CMT, qué ocurrió, por qué decidiste dejar la confederación donde estuviste más de 10 años?

 

A mí me conocen como cetemita, yo nací en la CTM, ahí fui secretario general varios años.

 

Cuando arrancó la ampliación del Puerto nosotros empezamos a hacerlo, hace nueve años.

 

Tuvimos la visión de formar una organización para beneficiar a más compañeros de Veracruz, que trajeran otros ideales, otra forma de pensar y compartiéramos las mismas cosas.

 

Tenemos una organización responsable, nos hemos ido profesionalizando para dar un mejor servicio a las empresas.

 

En el 2014 salí de la CTM, ahí fui secretario general hace cuatro años, tenía 10 años ahí.

 

Dejé la CTM y nos encaminamos a otros horizontes, a buscar otros temas, más en lo general que en lo particular.

 

Mi familia es transportista desde que yo era niño.

 

Los veía siempre en transportes, no empecé muy joven pero ya traía la inquietud y lo de líder a veces se te da.

 

Siempre he sido empresario, emprendedor, en mi vida he hecho de todo, también construyo casas, hago vivienda, soy ingeniero civil.

 

La vida a veces te manda a probar muchas cosas y fracasar en otras tantas.

 

Importaba ropa, tuve carros de sitio, taxis, también me dedico a los restaurantes y en algunos me ha ido mal y hoy en día trato de que me vaya bien.

 

De joven tuve una fábrica de juguetes, hacia juguetes, un negocio que cuando entraron los chinos el juguete mexicano quedó pulverizado.

 

Más barato el chino y aunque me duela decirlo tenía mejor calidad a pesar de ser chino, el juguete mexicano no competía, tuve que saltarme a otro negocio.

 

Me subí a un barco en una ocasión, quería conocer el mundo y dije que la mejor manera era subiéndome a un barco.

 

Era de carga, saqué mi libreta de mar pero no fue lo que yo pensaba.

 

Yo quería irme a Europa pero dilataba seis meses entonces cambié de opinión y me fui a Tampa que dilataba nada más dos semanas.

 

Que bueno que agarré ese porque no me gustó, fue una experiencia pero no buena porque el trabajo sobrepasaba los límites que un ser humano debe hacer para tener un sueldo decoroso.

 

Tenía que trabajar horas extras, terminar a media noche y pararte a las 5 de la mañana.

 

Realmente renuncié, incluso al llegar a Tampa no quise ni bajar del barco de lo cansado que estaba, ni conocí, pero fue una experiencia.

 

Lo que puedo decir es que hay que tropezarse para aprender, la vida no es nada más un éxito.

 

La vida se aprende de los tropezones, no de los aciertos y así como eso he hecho infinidad de cosas.

 

 

 

¿Cómo fueron tus inicios en la CTM, cómo llegaste a la confederación?

 

Por mi familia, ellos me dijeron una vez que por qué no me metía al ramo si ellos hacían lo mismo.

 

Un amigo me dijo que me vendía dos camiones y así empecé mi aventura sin saber nada porque una cosa es ver y otra hacer.

 

Lo primero que me dijeron es que debía aprender a manejar.

 

Soy una persona que se involucra en los temas hasta donde no te llaman, después quiero ser defensor de causas perdidas o donde siento que hay una injusticia y trató de ayudar.

 

Un día me sucedió con unos ancianos que los estaban despojando de un centro de convivencia por el Estatuto Jurídico y hasta me llamaban licenciado y me iban a buscar a mi casa.

 

Me invitaban a sus fiestas, yo joven y ellos ya grandes.

 

Al final uno quiere un país mejor, pero es muy difícil alcanzarlas porque no todos vamos en la misma línea, los intereses son distintos.

 

A mi mamá le gustaba también la grilla, tuve abuelos que también, es un tema que despierta la inquietud en uno y lo hace de manera natural tratando de buscar el bien común.

 

 

 

¿A qué complicaciones te enfrentaste para formar ASTTRAV?

 

La ventaja que yo tenía es que en el estado de Veracruz la gente ya me conocía tanto en el Sur como en el Norte.

 

Realmente eso me facilitó el camino porque los compañeros te reconocen el trabajo porque saben que he defendido los intereses de los compañeros.

 

Yo no defiendo a gente floja y abusiva sino al trabajador.

 

Soy enemigo de pelear con una empresa que confía en nosotros, es una tontería porque debemos pensar a futuro y a veces no vemos más allá.

 

Nosotros debemos ser personas productivas para que esa empresa crezca, produzcan, genere más empleos y son cosas que a veces no entendemos.

 

A veces no nos interesa cuando debemos cuidar nuestro trabajo, tener antigüedad para escalar y conseguir mejores puestos.

 

Yo creo que todos tenemos capacidad y aspiraciones.

 

Yo sé arreglar un jardín, pintar una casa, arreglar una alberca, poner un techo.

 

Cuando tenía restaurante lavaba los trastes y atendía a los comensales, no pasa nada, siempre hay que tratar de escalar.

 

Tenemos un sindicato nacional que se llama Primero de Mayo, soy secretario general de ahí, le trabaja a todo el País.

 

También secretario general de la federación de todos los sindicatos del estado de Veracruz y tenemos secciones en todos los municipios.

 

Tenemos gente en la Secretaría del Trabajo para ayudar a los compañeros, tenemos reuniones con gente del Sur que se viene a afiliar y los tratamos de apoyar para que se sumen al proyecto.

 

No vine a quedarme, nada es para siempre y hay que entender que llega gente nueva a la que hay que darle la oportunidad. 

 

 

 

¿Cómo va la ampliación del Puerto de Veracruz donde ustedes tienen una amplia participación?

 

Hemos tenido la suerte de estar participando en la expansión del Puerto.

 

Nos hemos visto favorecidos con las obras y estamos cumpliendo con ellas.

 

La escollera ahora mide 4 kilómetros 200 metros, se tiró la última piedra en diciembre del año pasado.

 

Ya con la terminación de la escollera da paso a las terminales.

 

Son cinco terminales, la de fluidos, de usos múltiples, de contenedores, de granel agrícola y granel mineral.

 

Se inició con la construcción de la terminal de fluidos y la de contenedores que será la que reciba al primer buque este año.

 

De acuerdo a los tiempos se va a buen paso, hemos cumplido en todo el proceso y no veo problema para terminar en tiempo y forma.

 

Es un proyecto que está bien planeado y realmente es la manera que se ha estado planificando en el área.

 

 

 

¿Cuál es el calendario estipulado para concluir las terminales?

 

Hay terminales que se irán concluyendo en el 2019, solo la de contenedores que va a permitir que entre el buque en el mes de julio se concluye en estos meses, las demás seguirán en construcción.

 

 

 

¿Se han enfrentado a complicaciones por tema de pagos o ejercicio de recursos?

 

En el caso del sindicato los trabajadores han recibido sus pagos en tiempo y forma.

 

Esto ha sido bien importante porque hay apoyo de Juan Ignacio Fernández Carbajal (director de la Administración Portuaria Integral de Veracruz) para que todas las cosas se hagan. Que las empresas le paguen a los trabajadores, que no haya atrasos y se pague lo justo.

 

El apoyo de la API ha sido bastante.
  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México