sábado, 22 de septiembre del 2018
 
Coatzacoalcos - Minatitlán - Sur
Decreto legalizará sobreexplotación de agua en San Juan
El decreto presidencial del 6 de junio pasado, que levanta la veda hacia la entrega de concesiones de cuencas y aguas nacionales legalizará la sobre explotación de afluentes del río San Juan que actualmente realizan al menos unas cinco empresas areneras y mantendrá otras que lo vienen haciendo desde 1996, con permisos para 50 años
San Juan Evangelista | 2018-06-19 | Santos López Celdo
Reuniones y demandas para acabar con la contaminación del arroyo Chapopoapan, principal afluente del río San Juan que es afectado por empresas areneras, de nada ha servido. / REUNIONES

El decreto presidencial del 6 de junio pasado, que levanta la veda hacia la entrega de concesiones de cuencas y aguas nacionales legalizará la sobre explotación de afluentes del río San Juan que actualmente realizan al menos unas cinco empresas areneras y mantendrá otras que lo vienen haciendo desde 1996, con permisos para 50 años.


La sobre explotación de los arroyos que alimentan al río San Juan ha generado contaminación, grandes daños a la fauna y hasta ordenes de aprehensión en contra de quienes se oponen a esos daños ecológicos, bajo una complicidad de las autoridades federales de la Procuraduría General de la República (PGR), la Procuraduría federal de protección al ambiente (Profepa) y la Comisión nacional del agua (Conagua), ante quienes se han denunciado graves afectaciones por contaminar los arroyos y hasta la fecha, no han tenido ningún efecto jurídico, incluso, duermen los expedientes el sueño de los justos.

El regidor Ser5gio Tadeo Zamudio, miembro de un grupo de ciudadanos que ha estado demandando la suspensión del permiso que la Comisión nacional del agua otorgó a la empresa Sílice del Istmo para la obtención del vital líquido del arroyo Chapopoapan, creando incluso muros de contención que ha disminuido el nivel de fluido hacia las comunidades que están bajo su nivel; dijo que el decreto presidencial hace realidad el temor de todos los mexicanos, que es el que el agua pasará a manos de empresas privadas.

“En San Juan ya lo estamos viviendo no desde ahora, desde hace muchos años en que se ha estado denunciando la contaminación que causa el uso indebido de los afluentes, de los arroyos y la explotación de los arroyos, como es el caso de Chapopoapan, que como sabes, en septiembre pasado quedó casi seco porque toneladas de lodo escaparon de las represas que tiene Sílice del Istmo por el temblor que hubo, pero también por no tener las medidas de prevención correspondiente.

Se contaminó varios cientos de metros del arroyo, se dejó sin agua a la Cerquilla, Cascajalito, Chapopoapan, la Cerquilla y es el momento que no se ha sancionado ni la empresa ha pagado los daños a los que ocupan el agua para lavar sus trastos, para el campo, para la ropa y la alimentación del ganado” expuso el edil.

“Por el contrario, hay ordenes de aprehensión contra campesinos que cerraron hace unos años, la entrada a la empresa Gravera Ortiz, que ha dejado sin agua a los arroyos Jalapilla y el Guayabo, afectando seriamente, severamente a la gente de Jalapilla y el Guayabo. Ya hay tramos donde ya no circula agua porque todo lo chupa, lo jala la arenera que está casi a la entrada de San Juan Evangelista” sostuvo el regidor encargado de la comisión de población dentro del Ayuntamiento municipal.

Tan solo al margen del arroyo Chapopoapan, hay, dijo, cuatro empresas que han estado dañando la ecología en forma severa por derrames de lodo y arena, por la retención de la circulación del agua y aunque solo una cuenta con la concesión, las demás empresas hacen lo que quieren sin que nadie les diga nada ni los supervise, pues ninguna autoridad municipal o estatal puede ingresar bajo el pretexto de que están en propiedad privada, aunque los arroyos sean propiedad de la nación, de los mexicanos, de todos.

Las empresas son; Sílice del Istmo que cuenta con la concesión de 50 años, Telfra, Sílice Oriental y Morales Gordillo.

Sumados a estos, que se dice, operan con pozos propios pero que en tiempo de lluvias, sus residuos van a parar a los arroyos, está la empresa Materias primas.

Una séptima empresa instalada en San Juan Evangelista es Operamac, que se ubica en el sitio llamado La Bocana o Tizapa, del cual extrae agua y arroja lodo al río San Juan, afectando a pobladores ubicados río abajo.


SE DENUNCIA PERO NADA PASA

Sergio Tadeo Zamudio dijo que el año pasado se presentaron varias denuncias por la contaminación del arroyo Chapopoapan y ninguna procedió.

Se denunció el daño ecológico por el derrame de lodo ocurrido en septiembre, por la explotación ilegal del agua y se pidió una revisión a la Comisión Nacional del agua para que recorra todo el arroyo Chapopoapan y Michapan para que verifique la legalidad de la explotación de agua de las empresas ubicadas en los márgenes. Nada pasó.

En consecuencia, ahora los que lucharon en contra de la contaminación están denunciados por la obstrucción que se realizó a la empresa Sílice del Istmo.

Ningún campesino o poblador de las comunidades afectadas por las contaminaciones ha recibido algún pago por los daños o afectaciones. Tampoco se genera mayor beneficio a las congregaciones por parte de esas compañías multimillonarias que obtienen ingresos internacionales incluso, con la explotación del sílice, grava y gravilla que se extrae del sub suelo de San Juan Evangelista.

  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México