lunes, 15 de octubre del 2018
 
Coatzacoalcos - Minatitlán - Sur
María del Carmen, “La Abuelita de los Migrantes”
María del Carmen Quino Vera, de casi 80 años de edad, es conocida como ‘La Abuelita de los Migrantes’, quien desde hace casi 18 años ha sido un apoyo fundamental para todo aquel viajero ya que, los alimenta, les inculca el amor por Dios, y en ocasiones sana sus heridas causadas por el ‘viacrucis’ del viaje
Coatzacoalcos | 2018-04-22 | Miralda Cadena

María del Carmen Quino Vera, de casi 80 años de edad, es conocida como ‘La Abuelita de los Migrantes’, quien desde hace casi 18 años ha sido un apoyo fundamental para todo aquel viajero ya que, los alimenta, les inculca el amor por Dios, y en ocasiones sana sus heridas causadas por el ‘viacrucis’ del viaje.


‘La abuela’ como la llaman los inmigrantes es una mujer que en toda su piel grita los años que tiene además de su cabello cano, y será el 25 de julio cuando cumpla sus 80 años; tuvo 10 hijos, de los cuales tan sólo le viven cinco; dos en el municipio de Minatitlán y los otros fuera de la ciudad.


PRIMER APOYO PARA INMIGRANTES

Rememoró que fueron 3 años en los que la iglesia Católica María Auxiliadora, localizada en la colonia Ejidal de la calle Gladiolas de Coatzacoalcos fue la primera en refugiar a los caminantes incluso eran poyados por el padre Uriel y fue en el 2014 cuando se abrió el actual albergue provisional.

“Desde el dos mil yo empecé a ver por ellos, porque nos dimos cuenta de su sufrimiento y como siempre los ando apapachando, les pregunto cómo están, como llegaron, es que ellos me llaman abuela”, expresó.





ENLACE PARA LOS CAMINANTES

Manifestó que al igual que todo ser humano los caminantes necesitan sentirse apoyados es que ella se preocupa por ellos; además cuenta con el apoyo del Grupo BETA, Migración, y la ACNUR de Derechos Humanos al igual que de las diferentes corporaciones Policíacas.

“A veces ellos solitos me dicen que ya se quieren regresar y yo pido el apoyo de las diferentes corporaciones encargadas de realizar su traslado, o lo que necesiten, yo siempre busco ayuda para ellos, incluso si yo le hablo a la policía ellos vienen hacer sus rondín gracias a Dios”, explicó.

Esto debido a un secuestro de 36 migrantes que ocurrió 4 años atrás en el campo deportivo que está localizado frente a la Casa del Migrante en la colonia Coatzacoalcos, siendo las 01:00 horas, y desde entonces procuran mantener vigilancia en las calles cercanas al albergue.

Narró que tiene 18 nietos, 24 bisnietos y dos tataranietos, los cuales la visitan o ella misma lo hace, ya que pese a sus años la abuelita María se conserva lucida y alegre; al igual que sus dos hijos que viven en Minatitlán los cuales llegan a dejarle sus ‘centavos’, mismos que ahorra para subsistir.

Contó que anteriormente las autoridades policiacas no permitían la comunicación con los migrantes, hecho que actualmente ha cambiado considerablemente y por eso cada vez hay más gentes de las iglesias y de la misma sociedad la que les brinda comida, ropa y medicina.


MÁS MIGRANTES ESTE AÑO

Quino Vera añadió que en los últimos años la presencia de los migrantes ha incrementado considerablemente, siendo del sábado para domingo que la calle Río Panuco entre Río Tuxpan y Río Calzadas se aglomeran con más de 200 viajeros.

“En la calle Panuco tiene seguridad ya que migración aquí no los puede recoger, incluso les decimos que no se queden en el campo pero a veces no hacen caso; pues la otra vez un carro rojo particular llegó y se llevo a un muchacho como de 19 años que para trabajar y lo llevó a Nanchital y sólo quería abusar de él, lo bueno que se escapo y regresó; por eso yo siempre estoy muy al pendiente también de la gente que se les acerca”, aseguró.


SUFRE EL VIACRUCIS DE LOS VIAJEROS

Externó que ser un apoyo para los migrantes ha marcado su corazón por las vivencias que le ha tocado escuchar de boca de los migrantes.

“Ellos nos contaban que hasta agua verde y con gusanos y tenían que beber en su viaje por el desierto agarrar y rompían su camiseta para colar el agua y tomarla, yo sentía feo lo bueno y para gloria de Dios ya que llegaban aquí se les brindaba atención médica pues los llevábamos al centro de salud o la Cruz Roja venía atenderlos cuando llegan golpeados, o incluso Médicos Sin Fronteras que vienen constantemente”, aseguró.

También recordó con profunda tristeza a un viajero el cual en su segundo paso por esta ciudad cuando llego la saludo efusivamente y cuando se despidió de él le dio su bendición, sin saber que sería la última, ya que, lamentablemente a los pocos días se enteró que murió al resbalar de la ‘bestia’.

“Cuando él llegó no me había visto solo escucho mi voz y dijo ay mi abuelita te veo otra vez me abrazo y me dio un besos yo sentí un gusto y se fue, le di mi bendición y a los pocos días llego Grupo Beta y me entere que se resbaló del tren con una bolsa negra con la que se cubría de la lluvia y quedó hecho papilla y me puse a llorar”, dijo mientras limpiaba sus ojos de las lagrimas.

Reveló que le causa triste y alegría el cierre del albergue ‘provisional’ ya que de esa forma se podrá suplir las necesidades de los migrantes, donde existe un terreno y está en procesos de construcción una verdadera instalación.


VIDA DE LA ‘ABUELITA’

Por último es preciso mencionar que cada domingo la abuelita de los caminantes acude a misa a la Capilla “San Judas Tadeo” que está en el mismo sector, y le queda casi al frente de su vivienda, una casa de concreto, techada con láminas y un bonito patio en el que sobresale el verde de la maleza y otras plantas.

 

REGRESAN A SUS PAÍSES


“Por gracia de Dios cosas difíciles no pasamos, pero me voy de regreso, está difícil el camino, ya no nos dejaron pasar y por eso nos regresamos”, expresó Oliver Murillo de 31 años; uno de los 11 migrantes que retornaron a su natal Honduras ante los peligros que enfrentan en su viaje, sin importarles las condiciones precarias a las que regresarán.

Tan sólo el domingo alrededor de las 12:00 horas tras la llamada realizada por la ‘Abuelita del Migrante’ María del Carmen Quino Vera, al ser petición de los viajeros, quienes desanimados regresaron a Coatzacoalcos para emprender el viaje a su país natal llegó Grupo Beta, e hizo el traslado a las instancias correspondientes para deportarlos.

Los migrantes eligieron regresar sanos y salvos; un pequeño, pero significativo grupo de caminantes, retornaron para continuar lidiando con la falta de trabajo, el hambre y la inseguridad que se vive en Honduras.

“Llego con mi familia y mis hijos a mi casa regresaré al trabajo de jornalero en las fincas, donde pagan entre 100 a 120 la lempira diarios, que es lo que hay tratando se subsistir y con lo que se venga hay que darle gracias a Dios por todo; pues no pudimos cruzar esta difícil”, reiteró el inmigrante.


Dijo que continuar con el viaje cada vez se vuelve más difícil, por lo que prefirió abandonar el trayecto que lo conducía al ‘sueño americano’ pues es padre de seis hijos y esposo.

“Yo en mi casa vivo sola, vienen mis nietos a visitarme pero la mayor parte del tiempo estoy solita, por eso cuando no los veo pasar (migrantes) me siento mal y me siento sola, me alegra y me da gusto verlos”, María del Carmen Quino Vera Conocida como La Abuelita de los Migrantes / ABUELITA
  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México