jueves, 15 de noviembre del 2018
 
Coatzacoalcos - Minatitlán - Sur
Dan el ultimo adiós a empleado del SUEM ejecutado en Coatza
Coatzacoalcos | 2018-10-16 | Gerardo Enríquez
/ DESPEDIDA


Como funcionario sindical del SUEM, Arturo Sánchez Pérez, tenía ese carisma y esa empatía con la gente, propia de quienes nacen para ser líderes.


Como beisbolista el famoso ‘Choco Milk’, la macaneaba por los 400.

Y como esposo, padre, hijo, hermano y amigo, simplemente fue un ser extraordinario.

Por eso, el sepelio ayer de quien fuera presidente del Consejo de Vigilancia del Sindicato Único de Empleados Municipales (SUEM), fue además de concurrido, muy emotivo y más de uno de sus compañeros y amigos que lo acompañaron al recorrido de su última morada, no se aguantaron las lágrimas que salieron de lo más profundo de sus corazones.

Primero fue una misa en la iglesia del Carmen de la calle Lerdo, en donde el sacerdote pidió a todos los presentes orar y hacer votos por el eterno descanso del alma de Arturo, cuya presencia física ya no estará más en la tierra, pero sus recuerdos perduran entre la gente que lo estimaba.




Luego el cortejo fúnebre llegó al taller de Mantenimiento Municipal, en donde sus compañeros de labores le rindieron el último pase de lista y al unísono repitieron su nombre por tres veces. Ahí Tere, la mamá de Arturo, también sindicalizada, agradeció a sus compañeros trabajadores las muestras de cariño y afecto que tuvieron con su hijo, de quien señaló, siempre se preocupó por ellos y trabajó con honestidad para conseguirles varios logros.


CONECTA SU ÚLTIMO HOME RUN CON ESTADIO LLENO

La parte más emotiva del sepelio de Arturo Sánchez Pérez, ejecutado el pasado domingo al término de un partido de beisbol en el campo Hernández Ochoa, vino en el legendario campo Miguel Alemán, de la colonia Esfuerzos de los Hermanos del Trabajo.

Ahí ante un estadio repleto de familiares y amigos, compañeros beisbolistas que eran para él como su segunda familia, el famoso ‘Choco Milk’ pegó su último jonrón y con casa llena como le gustaba a Arturo o ‘El Chaparro’, como también se le conocía.

En el diamante del campo Miguel Alemán, en donde ganó varios títulos con los equipos que jugaba y luego de ser presentado por el famoso Big Papi Calderón en el line up, el ampáyer decretó el famoso ‘Play Ball’, y entonces como en sus mejores épocas de pelotero, Arturo Sánchez dio la última vuelta al cuadro, sólo que esta vez no lo hizo corriendo, si no en hombros de sus amigos beisbolistas que cargaban el féretro de madera en donde yacían sus restos.

Los gritos de seis, seis, seis, salidos de las gargantas de los ampáyeres cuando el ataúd de Arturo pasó por la primera, segunda y tercera base, hacía estrujar el corazón de los asistentes.

Camino a jon, la respiración se contuvo, la piel se erizó, el corazón se hizo un nudo y las lágrimas brotaron como en cascada en la mayoría de los presentes.

“Seis”, “Seis”, gritó con fuerza un ampáyer cuando el ataúd llegó por última vez a Jon.

Arturo Sánchez Pérez había completado su última carrera en el campo de beisbol donde tanto brilló.

Lástima que esta carrera fue para seguir su último camino hacia el panteón municipal, en donde el ‘Choco Milk’ descansará eternamente.

  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México