martes, 13 de noviembre del 2018
 
Coatzacoalcos - Minatitlán - Sur
Cascajal, punto clave de la cultura Olmeca
Coatzacoalcos | 2018-10-14 | Heder López Cabrera

Pese a que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), brindó una vitrina para exhibir ‘El Bloque de Cascajal’, el patronato de Lomas de Tacamichapan, en Jáltipan, decidió no ceder este vestigio arqueológico de la cultura Olmeca para una exposición temporal ante el temor de que les regresen una réplica, por lo que proponen la construcción de un museo.


Al respecto, Víctor Gabriel Jiménez, quien tiene bajo resguardo este bloque de piedra serpentinita que data de hace más de tres mil años, comentó a Imagen del Golfo que la solicitud del museo tiene al menos dos administraciones municipales, iniciativa que no avanza por la apatía de las autoridades para iniciar gestiones ante el INAH.

                  

“Aquí han venido tres veces, pero aquí decidimos con todo el comité que no lo dejaremos salir, porque a lo mejor no nos lo pueden regresar… con el gobierno de Duarte vino un secretario de Gobierno (Erick Lagos), hizo una minuta donde nos comprometíamos a entregarles la piedra, pero que nos compusieran el camino, pero no cumplió”, narró Gabriel Jiménez.

Y no es para menos, accesar a Lomas de Tacamichapan, que se ubica a 15 minutos de la cabecera municipal, es un tanto complejo, debido a que el camino en su mayoría es de terracería, pero a pesar de que se rellena, cada año éste se deteriora por el constante paso de vehículos y por los desbordamientos del río Coatzacoalcos cada temporada de lluvias, mientras que las calles del poblado también tienen este problema.




“Nosotros queremos que se componga (el camino principal) que se engravara y se le pusiera puente, pero no cumplió (el gobierno de Javier Duarte de Ochoa), la comunidad requiere de muchas cosas en las calles, que no se puede ni entrar”, externó Víctor Gabriel.

                 


EL VESTIGIO MÁS ANTIGUO DE LA CULTURA OLMECA

De acuerdo a Víctor Gabriel, ‘La piedra’ o ‘Bloque de Cascajal’ fue hallada el 10 de abril de 2001 por campesinos en el ejido Tacamichapan, en un predio conocido como El Cascajal, cuando éstos revestían el camino que comunica varias localidades jaltipanecas, sin embargo, la falta de presupuesto que la Federación destina al INAH limita la búsqueda de más vestigios, por lo que este terreno sería sólo una pequeña parte de más hallazgos que expliquen los asentamientos de los olmecas, conocidos como ‘La Cultura Madre’ de los pueblos precolombinos.

“Ahí podrían encontrarse varias cosas, los trabajos ahí se quedaron porque seguía otra parcela, ya nadie la ha movido, el problema es que los mismos antropólogos que vinieron ya no quisieron que se trabajara ahí, que se quedara así hasta que ellos vinieran para seguir excavando, eso fue como al año de que se encontró… a lo mejor sí pueden hallarse más cosas porque era un domo, es la escritura más antigua de los olmecas, así nos dice el INAH”, señaló el también presidente de este patronato, quien recibió esta pieza en herencia de su padre Cástulo Gabriel Cruz, ya que el hallazgo se hizo en la parcela de éste.

                      

‘El Bloque de Cascajal’ es un fragmento de piedra que mide 36 centímetros de largo, 21 centímetros de ancho y 13 centímetros de grosor, con un peso de entre 35 y 40 kilos, que contiene 62 glifos en filas y contiene la escritura más antigua conocida hasta ahora en el continente, pues data del 900 Antes de Cristo, alrededor de 400 años antes la aparición de la escritura en Mesoamérica; por su ubicación éste perteneció a la cultura Olmeca. Este artículo pertenece la Fase San Lorenzo, entre el 2900 y 300 años Antes de Cristo.

“Era una especie de registro de tributos, se borraba y se volvía a escribir, hay indicios de que abajo no alcanzaron a borrar algunos símbolos, entonces como es como si fuera un pizarrón… ésa es una hipótesis que tendremos que comprobar, se tienen que hacer otros estudios, pero la gente no la deja salir de la comunidad… (La pieza) se halló en 1999, en 2001 se da a conocer por primera vez como una noticia general que pasó desapercibida, en 2007 cuando se da a conocer en la ‘Revista Sciencie’ cobra mayor trascendencia, porque es el registro más antiguo que se tiene en Mesoamérica”, detalló Alfredo Delgado Calderón, profesor investigador del Centro INAH Veracruz.

Debido a que esta pieza se compone de serpentina, el bloque pudo ser tallado varias veces a excepción de la parte superior, donde se encuentra la escritura que se conforma de 30 símbolos diferentes en alusión a la naturaleza, tales como insectos, peces y vegetales, mientras que algunos se repiten cuatro veces lo que indica un tipo de escritura con presencia de sintaxis.

“Es parte de la cultura Olmeca, todos los símbolos que aparecen ahí son de esa cultura, son símbolos que se repiten en diferentes combinaciones, lo cual quiere decir que es una escritura, esos mismos símbolos acompañan a la cerámica como adorno, en este caso se combinan para expresar ideas”, relató Delgado Calderón.

En ese sentido, el también arqueólogo adelantó que el INAH alista en breve una exposición temporal de vestigios hallados a lo largo de entidades asentadas en el Golfo de México, con piezas inéditas del ‘Proyecto Manatí’, así como otras culturas, especialmente ‘El Bloque de Cascajal’, sin embargo, el comité decidió no otorgarlo.

“En muchos lugares se sigue dando que la gente encuentra monumentos arqueológicos y no los dejan salir porque a cambio piden obras, cuando se les dan obras no los dejan salir de todos modos, que es el caso del ‘Bloque de Cascajal’… es algo de nunca acabar”, citó.


CASCAJAL ES LA ‘PUNTA DE UN GRAN ICEBERG’

Tanto para el investigador del INAH como para el señor Víctor Gabriel, este bloque de piedra representa sólo la ‘punta de un iceberg’, debido a que al momento del hallazgo no sólo apareció ésta, sino otros objetos como hachas, jade, vasijas y fragmentos de barro, sin embargo, no se continuaron más excavaciones, debido a que el presupuesto destinado a la arqueología es limitado por parte de la Federación.

                  

“Esta escritura pareciera que se da en un momento y se termina, no hay una continuidad aparente, la siguiente vez que aparece es en la ‘Estela C’ de Tres Zapotes y en la figurilla de Tuxtla más o menos en el siglo anterior a la era cristiana… No hay dinero, estamos en crisis permanente, entonces (para) un financiamiento directo por parte de la Universidad Veracruzana y del Instituto Nacional e Historia no se ha tenido acceso a esos recursos… en ese sitio, que se conoce como Cascajal, no se han hecho excavaciones, con este bloque aparecieron varias hachas de piedra verde, aparece cerámica de la fase San Lorenzo”, reveló Alfredo Delgado.


DESINTERÉS EN MUSEOS

A pesar de la solicitud de los habitantes de Lomas de Tacamichapan para contar con un museo, la solicitud no prospera desde hace años debido a que los ayuntamientos en turno no muestran interés en establecer uno o proteger estos vestigios de los pueblos mesoamericanos.

“Cada cuatro años estamos con los presidentes municipales diciendo que siempre hay que ir buscando la protección del patrimonio y cuando aprenden o entienden es porque ya se van… (con los nuevos gobiernos) hay de todo, yo diría que no tiene que ver con partidos políticos, porque hay algunos gobiernos que simplemente no se interesan, hay otros que nos han llamado y que se han acercado al INAH porque quieren hacer museos, proteger zonas arqueológicas”, indicó el arqueólogo del INAH en la entrevista publicada en la edición del 27 de septiembre.

‘El Bloque de Cascajal’ es resguardado por un comité de 40 personas nativas de Lomas de Tacamichapan. / CASCAJAL
  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México