viernes, 15 de noviembre del 2019
 
Por Raúl López Gómez
Columna: Cosmovisión
Decisiones urgentes y dolorosas
2019-07-04 | 07:48:21

Las complicaciones en el arte de gobernar son normales, porque existen resistencias naturales a los cambios de quienes antes estuvieron acostumbrados desde el servicio público a prebendas, salarios exorbitantes, bonos, mensuales, trimestrales y de todo tipo de privilegios como el seguro médico de gastos mayores, y muchas más canonjías, que tampoco se devengaban en relación a un trabajo igual, sino que la costumbre en muchos fue la simulación y las menos molestias a todos los de la alta burocracia.


En ese sentido, las adecuaciones y cambios de personal de una dependencia son parte de las clásicas protestas que buscan desestabilizar al gobierno actual, porque hay quienes no quieren entrarle a otro nivel de trabajo y responsabilidad.


Por eso poco a poco, se están dando los pasos urgentes de la integración de la Guardia Nacional con un primer bloque de 50 mil elementos que se han estado sumando del ejército, la armada y la policía federal.


Las quejas de los elementos de la PF, son de inconformidad con malas decisiones, mal trato,uniformes mal hechos, ausencia de infraestructura adecuada para dormitorios y alimentación, supuestamente, así como de anomalías administrativas.


Algunos elementos de esa institución, realizaron un movimiento de protesta en la capital del país, y al parecer volvió la calma de inmediato, después de la firma de una minuta de los clásicos acuerdos con las altas autoridades de esa corporación y el secretario de seguridad y protección ciudadana, doctor Alfonso Durazo, para que no les corten las alas y se les deje como son algunos corpulentos, algunos con tatuajes antiguos y la antigüedad alcanzada.


Son muchos los nervios, las exigencias de la situación a un cambio de régimen, que requieren de pasos importantes, pero se deben de hacer con el cuidado debido y la sensibilidad de no dañar derechos laborales, ascensos y grados de todo el personal de todas las áreas ante los cambios a la GN y las adscripciones.


En el grado de la tensión nerviosa, el presidente Andrés Manuel López Obrador, declaró a un medio impreso nacional, de que si pudiera fusionar a todo el personal del ejército y la armada en la Guardia Nacional, lo haría para dar un mensaje al mundo de paz, pero en la realidad las fuerzas armadas de este país, así como la policía federal, son instituciones muy honorables y tradicionales, que tienen un lugar en la seguridad nacional y el resguardo de todo el territorio en casos de urgente y extrema necesidad por múltiples circunstancias, por lo que se debió sólo a una expresión, sin esa intención.


El gobierno de AMLO y la Cuarta Transformación, va a un paso acelerado y por lo mismo se dan y se toman las decisiones a veces apresuradas, pero todo se entiende, que es en base a las demandas de la circunstancia de la problemática en algunas zonas del país y ahora más con la exigencia de EU, de cerrar la frontera sur en Chiapas para controlar los accesos de migrantes indocumentados.


Sería importante, que los de la alta burocracia del nuevo gobierno, se la lleven un poco más tranquila, toda vez, que no es recomendable qué al personal de las instituciones de la seguridad, se les trate mal y hasta sin consideración en el tema de sus derechos laborales, por lo que no se deben abrir más frentes, porque con los que se tienen heredados de los pasados gobiernos es suficiente


En algunos casos desde la propia población en general, y es cierto, los que antes nunca reclamaron ni pidieron, ni exigieron justicia al gobierno, ahora acelerados pretenden convertir al país en un hervidero de grillos, toda vez que por primera vez en décadas comienzan a sentir y vivir en la libertad de absoluto respeto de sus garantías individuales y derechos, que por eso se dan protestas, movimientos y hasta recordatorios familiares hacia unos y otros, en un “jelengue político” que busca polarizarse en una lucha de guerra de clases sociales de los que se sientes dueños de los factores de producción en la iniciativa privada y por eso ofenden y gritan histéricos, que no se atiendan a los pobres del país.


Seguramente, poco a poco se irán apaciguando las famosas marchas ”fifís”, que son además, la justificación para el ejercicio de caminar en domingo como “chunga” o burla, algo que nunca antes hicieron en un país democrático, como cuando quieren salir de día de campo para tomar el sol y salir en ropa cómoda, además de las gafas oscuras. Ya que antes nunca se les vio salir de la comodidad y el confort de sus casas para una supuesta protesta porque por primera vez se piensa en los pobres desde el gobierno.


La nueva democracia, los cambios de régimen, la transición y las modificaciones a la gran mayoría de la totalidad de las instituciones públicas, se recibieron dañadas, afectadas y muy penetradas de corrupción, pero hay que puntualizarlo el país sigue en su dinámica y el presidente AMLO, hace señalamientos a los de la alta burocracia anterior, y pide mesura para los mandos medios y los empleados de la generalidad en diversas dependencias.


Algunas medidas dolorosas, son por los ajustes de personal, estos se han hecho siempre en todas las épocas y en todos los mandatos, se trata de que los que llegan con su librito, hacen lo propio, quieren cambiar para gobernar con amplitud y certidumbre. Al final la población decide en los tiempos electorales.


En todas las administraciones públicas despiden personal y luego contratan a más gente, es como un reciclaje de recursos humanos en donde nadie puede dar con la solución a este enigma de todos los tiempos, a ver ahora que pasa. Ejemplos de las famosas restructuraciones administrativas sobran de pasados gobiernos de todos los niveles y colores.


A veces, se hacen con fines de ahorro, otras de adelgazamiento de las nóminas y en otras para acomodar a los que llegan con los nuevos equipos de trabajo.


Lo qué, sí se entiende, es que la empleomanía burocrática de este país de gobierno pasados en sueldos, prestaciones y privilegios se pasaron de la raya, porque muchos hasta se creyeron jeques árabes, y desde el oficialismo, hasta quienes decían que un jefe de familia de los que no son burócratas, podían vivir con 50 pesos diarios y hasta les quedaba para ahorrar un poquito, --como la canción de pagas le renta, el teléfono y la luz-- así de falaces y contrastantes han sido todos los tiempos. Por lo pronto, con la Cuarta Transformación, queda el beneficio de la duda, aún. Así las cosas. 

Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México