viernes, 15 de noviembre del 2019
 
Por Cecilio García Cruz
Columna: Jesús te ampare
AMLOlandia
2019-07-04 | 07:45:35

El mensaje del Presidente Andrés Manuel López Obrador con motivo del primer aniversario de su triunfo electoral, está plagado de un optimismo que nos motiva a imaginarnos un México convertido en “Casi el Paraíso”.


Una potencia mundial en ciernes, con un régimen que en 7 meses ha resuelto, según sus datos, el 75 por ciento de sus promesas que tanto presumió el 1 de diciembre de 2018.


Si no fuera por los problemas en el sector salud, la inseguridad que sigue galopante y que la economía va de mal en peor, formaríamos parte también de la novela de fantasía titulada: “Alicia en el país de las maravillas”.


En otras palabras, la percepción morenista, luego de la perorata triunfalista del guía moral de la Cuarta Transformación, es que México es AMLOlandia.


Al celebrar este 1 de julio (victoria de la Cuarta Transformación) como si fuera 15 de septiembre (Primer Movimiento Social), 5 de febrero (Segunda Transformación), o 20 de noviembre, (Tercera y última Evolución), el presidente Andrés Manuel López Obrador, puntualizó, con júbilo, que “vamos bien, requetebién”.


Luego de escuchar el mensaje del guía moral de MORENA en el Zócalo capitalino, nuestro país, como lo escribiera Luis Spota, es “Casi el Paraíso”, novela que publicó en 1956 y que aborda el retrato de una clase social que esconde su mediocridad detrás del lujo y el poder.


Similitudes: el libro describe un México posrevolucionario que se modernizaba. AMLO delinea un país que deja atrás el neoliberalismo y va desplazándose a toda velocidad para convertirse en potencia mundial.


Pero, en ambos casos no ha podido dejar atrás la corrupción, la traición y la violencia.


La diferencia: en la novela de Spota todo es una ficción real, y en nuestro México que dibuja el presidente López Obrador, la realidad parece de fábula.


Para el Ejecutivo Federal, la corrupción estará erradicada a más tardar en diciembre, lo que parece una utopía, porque está enraizada profundamente en la sociedad incluso en gobiernos emanados de MORENA.


Lo que se considera un acierto de su mensaje político es que reconoció las deficiencias en el sector salud, que la inseguridad sigue siendo un flagelo grave y que hay serias dificultades financieras.


Pero AMLO confía plenamente en la Guardia Nacional, que ya arrancó, para frenar la ola de violencia que se extiende por todo el país.


El contenido de su discurso no tuvo variación alguna. Insiste en la atención a la clase marginada: primero los pobres.


También incluyó las becas para los estudiantes, las universidades públicas, la cancelación de la Reforma Educativa y desde luego sus programas de ayuda a los ninis, los adultos de la tercera edad y discapacitados.


Destacó el tema carretero utilizando la mano de obra de la región,y al mismo tiempo, crear empleos y apoyos a los pequeños productores para que siembren alimentos.


En fin, un repaso a los precios de las gasolinas y los apoyos al pueblo de manera directa para evitar la corrupción, los moches y otros males, entre ellos la manipulación política.


El Presidente insistió en el Tren Maya y el aeropuerto de San Lucía, a pesar de los amparos, del “sabotaje legal” con el que intentan boicotear sus planes.


Incluso, afirmó que ya empezó la construcción de la refinería de Dos Bocas, aún sin los permisos ambientales.


Además, dejó en claro que no está construyendo una dictadura, sino una verdadera democracia.


Sostuvo que tiene una “loca pasión” para que a más tardar en diciembre queden construidas las bases para la transformación política y exhortó: “vamos a apurarnos”.


Así, aun cuando “el conservadurismo faccioso y corrupto”, pudiera regresar al poder, ya no podrían echar reversa a la democracia instaurada.


Este proceso “no tiene retorno ni un paso atrás. Nada de titubeos ni medias tintas.


“Entre más rápido consumemos la obra de transformación, más tiempo tendremos para consolidarla y convertirla en hábito democrático, en forma de vida y de gobierno”, sostuvo López Obrador.


Para el promotor de la Cuarta Transformación es una realidad, aun cuando muchos críticos no compartan su visión de nuestro México porque consideran que el país se está desmoronando.


Todo debido al desempleo, a la falta de médicos y medicinas, a la inseguridad y a un bajo crecimiento que pudiera derivar en una recesión.


El mensaje fue  de “logros” y proyectos a punto de concretarse.


 


Pura buena vibra.


Lo que no se puede ocultar es la energía que emana del mandatario para atraer simpatizantes. Faena completa.


Las empresas consultoras lo colocan en niveles de popularidad sin precedentes.


Casi el paraíso, de Luis Spota.

Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México