jueves, 27 de junio del 2019
 
Por Marco A. Medina
Columna: La escena veracruzana
Revocación y consulta popular
2019-03-21 | 08:47:57

Como una medida de trascendencia histórica, la Cámara de Diputados aprobó modificaciones a la Constitución de la República para hacer más accesible la consulta popular a la población, así como para establecer la figura de la revocación de mandato y darle carta de naturaleza constitucional.


Con ambas medidas se trata de impulsar la democracia directa y participativa, complementaria a la democracia representativa que actualmente prevalece.


Esto es, se tiene como propósito que los ciudadanos no sólo tengan injerencia en la elección de sus representantes, cada 3 o cada 6 años, dejando que la política la realicen sólo los políticos. En su sentido profundo, la política es el mundo de lo público, de lo que atañe a todos, por lo que a todos interesa y a todos incumbe.


Dejar en manos de los políticos todas las decisiones y sólo tener posibilidades de cambiar de rumbo cada que haya elecciones, es achicar el mundo de la política y delegarla sólo a unos cuantos.


Por el contrario, la consulta popular y la revocación de mandato proveen a los ciudadanos de dos instrumentos de suma importancia para incidir en los asuntos del Estado.


La reforma en materia de consulta popular permite que ésta se desarrolle cuando sea necesaria y no sólo una vez cada 3 años, como actualmente estaba permitida. Y se reduce a 1 por ciento de ciudadanos de la lista nominal de electores, el requisito para convocar a una consulta, que ahora era del 2 por ciento.


De igual forma se establece que los resultados de la consulta serán vinculantes, es decir, obligatorios para el Estado, cuando la participación corresponda al 34% de la lista nominal.


Asimismo, se incluye a los derechos humanos que México ha ratificado en los tratados internacionales como parte de las materias que no pueden ser consultadas. Con esto se evita que se pongan a consulta derechos adquiridos por diferentes sectores y personas en el ámbito internacional y nacional.


La revocación de mandato, por su parte, es un derecho de los ciudadanos para retirarle el poder a quien no lo está ejerciendo debidamente, sin necesidad de esperar el término de su mandato.


La revocación del mandato podrá ser solicitada por el 33 por ciento de los integrantes de la Cámara de Diputados o de la de Senadores, por el propio presidente de la República o por el 3 por ciento de los ciudadanos inscritos en la lista nominal de electores.


La revocación será válida si participa el 40 por ciento de los ciudadanos de la lista antes dicha.


Con esta reforma se abre la posibilidad de que en los estados y en los municipios se aplique una acción similar. Y por lo mismo, se impulsa así la necesidad de una mayor efectividad y competencia de los actores políticos que aspiren a cargos de elección popular.


La democracia directa y participativa se amplía de esta manera y se da curso a la democracia tal y como fue concebida por los griegos, el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.


En México apenas estamos descubriendo el sentido profundo de las tareas públicas y de la democracia. El pueblo permanecía ajeno a la cosa pública, es decir, a la política, porque el sistema estaba creado para que permaneciera ajeno. Sólo se le convocaba para elegir a sus gobernantes.


Y eso con toda la simulación y fraudes que caracterizaban a esos actos electivos. Una vez elegidos, los gobernantes se olvidaban del pueblo y actuaban como si no tuvieran que rendir cuentas de sus actos.


Hoy, con la consulta popular y la revocación de mandato, los ciudadanos adquieren una importancia que por mucho tiempo les fue negada. Y los políticos, de hoy en adelante, se deben preparar para estar a su altura.


marco.a.medinaperez@gmail.com

Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México