miércoles, 18 de septiembre del 2019
 
Por Magda Zayas Muñoz
Columna: Momentos
El priista que ya se volvió panista
2019-02-12 | 08:09:58

¿Y quién era Erick Iván Aguilar López antes de subirse al barco de Morena? Era un empleado más del Poder Judicial, sin trayectoria alguna, sin posibilidades de llegar a tener un cargo de representación popular, jamás en su vida se imaginó siquiera ser diputado, es más su llegada como candidato fue un golpe de suerte, después de que el profesor Gustavo Moreno Ramos renunciará a la candidatura por la diputación local de Misantla, a unas horas de iniciar la campaña.


Luego entonces Erick rogó le dieran la candidatura y el golpe de suerte llegó a su vida; un completo desconocido que ganó arrastrado por la corriente de Andrés Manuel, es decir éste personaje no triunfó en las urnas, sino el partido Morena y ahí, en esa marejada iba él y logró lo que jamás se imaginó.


Ya sentado en su curul, el abanderado del PT en alianza con Morena y Partido Encuentro Social enloqueció, y es que, como bien dice el Presidente de la República “el poder atonta a los inteligentes y a los tontos los vuelve locos” y así precisamente le ocurrió al gris legislador, que por sí solo habría sido derrotado de manera vergonzosa.


Pero ahora el diputado -que parece más un bufón del Congreso, que un digno parlamentario- ha decidido sumarse al equipo de Miguel Ángel Yunes Linares y traicionar a quienes le dieron la oportunidad de ser diputado sin el menor esfuerzo y sin invertir un solo peso.


Dicen voces cercanas que al “diputado” le llegaron al precio y así Erick Iván se pavonea como defensor del Fiscal General -ese que persiguió a Morena haciendo uso político de la dependencia a su cargo- ¡así con el grotesco personaje originario de Alto Lucero!


Otro que de plano provoca escozor, es el político sin escrúpulos e ideales algunos, Gonzalo Guízar Valladares, quien perdiera el registro de su partido patito –Partido Encuentro Social- y luego con esa hambre de poder que le caracteriza buscó aliarse con Morena, logrando así ser diputado en el Congreso Local.


Así, el ya fracasado político dio el salto también gracias al poder de Andrés Manuel López Obrador, pero a cambio de mejores obsequios y cumplimiento de caprichos decidió traicionar y aliarse con el PAN en favor de Jorge Winckler.


Gonzalo Guízar se ha caracterizado por brincar de un partido a otro, siempre buscando intereses personales y familiares.


Otro de esos polifacéticos “representantes” que saco las uñas, fue el diputado local priista, Juan Carlos Molina Palacios, quien definitivamente decidió jugársela con los panistas y apoyar la permanencia de Winckler.


Lo más lamentable es que éste legislador ahora se ha etiquetado como aliado de los Yunes lo cual resulta contraproducente en sus aspiraciones para dirigir al tricolor.


Y es que Molina Palacios ha reconocido públicamente sus deseos de aspirar a dirigir en el estado al PRI, pero sin duda ésta acción poco le favorecerá, pues su llegada al tricolor sería permitir que un aliado de la familia azul de Boca del Río tome las riendas de un partido ya de por sí gastado, por lo tanto sería algo así como terminar de dar el tiro de gracia a dicho instituto político.


¡Así las cosas con los flamantes legisladores! Veremos que ocurre en esta semana, por ahora queridos lectores les deseo tengan un excelente martes.


@magzamu

Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México