martes, 13 de noviembre del 2018
 
Por Emilia Ramírez Soto
Columna: Todo comunica
El cuento del sapo y la luciérnaga
2018-10-24 | 08:19:11

Están en pleno desarrollo las elecciones internas del sindicato de trabajadores petroleros, y desde el senado se dio un albazo que contradecía lo que el mismo Andrés Manuel López Obrador manifestó al afirmar en diferentes medios de comunicación, y por medio de sus colaboradores cercanos que no intervendrían ni apoyarían a ningún grupo; que respetarían el proceso como algo que solo corresponde a los trabajadores sindicalizados de Pemex.


Algunos políticos que no tienen mucha experiencia y ya se subieron a la corcholata, decidieron abrir la puerta para meter al senado a grupos que están presionando al viejo líder Carlos Romero Deschamps, para que les suelte una cartera sindical con recursos.


Esto sorprendió a Rocío Nahle y Olga Cordero, futuras secretarias de Energía y de Gobernación respectivamente; quienes rápidamente convocaron a una rueda de prensa y la distribución de sendos comunicados para desvirtuar y deslindar al gobierno electo y al partido de tales declaraciones.


Pero como dice el dicho: “Golpe dado, ni Dios lo quita”.


Lo que se analiza de esto, es que la tremenda victoria que ha tenido Andrés Manuel López Obrador, convirtió en poderosos senadores de la república y diputados federales a personajes de la lucha que fueron colocados en posiciones plurinominales y distritales donde calcularon que no ganarían, y ¡Pacátelas!, que si les alcanza para llegar; cualquiera diría que en el pecado llevan la penitencia.


Estos nuevos súper poderosos políticos de Morena, no entienden de disciplina, ni de acuerdos y hacen lo que su criterio e intereses locales les  dicta y además son presa fácil para otros tiranosaurios políticos que buscan romper el halo de pureza y manto sagrado de incorruptibles a los que forman el gabinete, además de que dentro del propio partido tienen caníbales, que ven en Rocío Nahle y Olga Cordero un peligro para sus propias ambiciones o avivan sus resentimientos.


¿Se acuerdan de la fábula del sapo y la luciérnaga?


La luciérnaga, le alumbra al sapo las hojas que flotan en el estanque para que caiga en ellas y no se ahogue. De pronto, la luciérnaga recibe un lengüetazo del sapo y esta le pregunta sorprendida ¿Por qué lo haces? ¡Si te estoy ayudando a llegar al otro lado vivo! Y el sapo le responde; si lo sé, ¡pero brillas!


Así que en este cuento de la Cuarta Transformación, Andrés está dándole mucho poder a algunos actores a los que les reconoce su lucha, que han hecho mucho o casi nada, pero son sus compañeros de marcha y de plantones; será mejor que le vaya pensando si están a la altura o su movimiento será solo el preludio de lo que pudo haber sido y jamás será, protagonizado por algunos sapos y luciérnagas de Morena.


Por lo pronto, en Veracruz ya se ve venir la siguiente batalla entre los grupos morenos que ocupan el estado.


Hay que estar atentos a la próxima Eva Cadena que nacerá desde el sur patrocinada por algún sapo del centro del estado. De plano son como chivo en palacio de cristal, pero otro día les platico ese cuento.

Entradas Anteriores






  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México