martes, 13 de noviembre del 2018
 
Por Cecilio García Cruz
Columna: Jesús te ampare
Javier Duarte... ¡Peor que Alí Babá!
2018-10-04 | 08:24:49

Alí Babá y los 40 ladrones es un personaje de ficción descrito en el cuento de aventuras “Las mil y una noches” en la antigua Persia, que salvó a la bella Scheherezada de ser decapitada.


La leyenda se distorsionó con el tiempo y llega a nuestros días como si el leñador (Alí), fuera el líder de una banda de ladrones que acumuló millones en joyas y oro.


Cuentan que el personaje central de la trama nunca robó un centavo y en cambio repartió la fortuna sustraída entre los pobres.


La versión contemporánea se adapta más a la realidad de nuestro Estado, que sabe sufrir y callar.


Así, los veracruzanos ubican a Javier Duarte como Alí Babá, el jefe de la banda de 40 ladrones que saquearon las finanzas estatales y dejaron en bancarrota la economía de Veracruz.


Por ello, hay irritación generalizada ante la ridícula sentencia de 9 años que le dictaron y los menos de 60 mil pesos de multa que le impusieron; consideran que es una vil burla.


Peor aun cuando se enteran que el exmandatario podría salir libre en breve tiempo.


No tan rápido como Duarte quisiera. La sociedad demanda un castigo severo.


La sentencia de 9 años, luego de aceptar ser culpable y someterse a un juicio recortado, representan 108 meses.


Hay que puntualizar que las leyes de rehabilitación son tan benévolas que Duarte podría estar libre en 18 meses, considerando que lleva en la cárcel año y medio.


Es decir, recobraría la libertad en marzo del 2020.


Una sentencia ridícula para quien tanto daño causó a Veracruz.


Los ciudadanos se preguntan ¿Y los 40 ladrones?


Cierto, hay algunos detenidos en Pacho Viejo, pero otros se pasean muy orondos por el solar veracruzano, Cdmx y el extranjero.


Los más conocidos de la banda andan a salto de mata, y ya sienten a los sabuesos sobre sus talones.


En estos días, nadie conoce el paradero de Tarek Abdalá o de Alberto “El Cisne” Silva, cuyas cabezas tienen precio luego de vencer la caducidad de su fuero como diputados federales.


Beto Silva se protege en el poder político del güero Manuel Velasco, en Chiapas.


Sin embargo, se desconoce la ubicación de Edgar Spinoso, Erick Lagos y Antonio Gómez Pelegrín. Hay muchos culpables en fuga y sin castigo.


Eso sí, “cargados” de lo robado a Veracruz.


De los 40 ladrones, más de la mitad gozan de cabal impunidad.


Sobre los recluidos en Pacho Viejo, hay incertidumbre, porque se asegura que los expedientes no están firmes como se presume.


Además, las miradas del pueblo van al otro lado del Atlántico, a Londres específicamente, donde reside la ex poderosa Karime Macías, esposa de Duarte.


Ella fue el verdadero cerebro detrás del desfalco financiero de las arcas del pueblo. El extesorero Tarek Abdalá confesó que Karime decidía en gran parte el destino del dinero.


Sí, ella, la de “merezco abundancia”.


Ella, la perversa, con rostro de modosita.


Ella, la que decretaba: “crece mi fuerza, soy energía, puro es mi pensamiento, atraigo lo que quiero y merezco”.


Oficialmente no hay una demanda firme en su contra, solo carpetas de investigación.


El imaginario colectivo piensa que la persecución, detención, prisión, juicio y sentencia contra Javier Duarte, es parte de un show, “cinito” (cine chiquito) como señaló el presidente electo López Obrador.


La vox populi asegura que todo fue pactado.


Es la forma en que Peña Nieto paga los favores recibidos del exmandatario veracruzano.


Duarte pasará 3 años en la cárcel (ya lleva la mitad), paga menos de 60 mil pesos de multa, le quitan 41 casas, terrenos, así como departamentos, pero a cambio se queda con más de 40 propiedades y millones de billetes verdes.


¡Caso resuelto!


¿Y los demás?


¿Habrá también justicia y gracia?


O simplemente ¡justicia!


Las administraciones, federal y estatal que llegan al trono en menos de dos meses, no tienen intención de seguir con este tipo de denuncias.


¡Amor y paz!


¡Perdón y olvido! son su premisa.


Así que los próximos 55 días son decisivos para que se haga justicia.


Podría ser la última oportunidad. Dos meses transcurren rápido y se teme que no localicen a estos bribones.


Lo grave de toda esta trama con final feliz, es que tanto Peña Nieto, a nivel nacional, como los 40 ladrones de Alí Babá en la entidad, se llevaron entre las patas al PRI.


Hundieron al tricolor y posiblemente sepultaron para siempre sus siglas.


Fue ¡la última carcajada de la cumbancha!

Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México