viernes, 19 de octubre del 2018
 
Por Emilia Ramírez Soto
Columna: Todo comunica
No todo es miel sobre hojuelas en el gobierno de la cuarta transformación
2018-10-03 | 08:29:36

La avasalladora victoria, con la que Morena ganó las elecciones, y que produjo una intensa alegría en los simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador se va quedando atrás conforme se acerca la fecha de abandonar la trinchera de la oposición y convertirse en gobierno.


Las promesas hechas durante tantos años de campaña, sobre todo en esta última, se van tropezando frente a la tremenda realidad que tiene México tras años de gobiernos que entretejieron, con conocimiento técnico, la manera de hacer muy complicado desbaratar los privilegios, las acciones impopularesy las llamadas reformas estructurales.


Esto coloca al próximo gobierno de la cuarta transformación frente a encrucijadas y desafíos que si bien irán resolviendo, el tiempo no será el mejor de sus aliados.


Además de los tropezones con las promesas, la gente se ha empezado dar cuenta, que al interior del “dream team pejista” se empiezan a notar las patadas bajo la mesa, lo cual ha comenzado a preocupar a algunos sectores empresariales, políticos y de la sociedad civil, quienes están siendo más neutros al observar el comportamiento no solo del próximo gabinete presidencial, también lo hacen en el interior del país, cuyos gobiernos estatales se están conformando con luchas internas entre miembros cercanos a la cúpula morenista y grillas hacia perfiles que no son de cepa pura, o sea morenos o de pasado impecable.


En Veracruz, el primer signo de confrontación se dio cuando en la conformación del cabildo y funcionarios, con el fragor de asignar puestos a la gente de la lucha se eligieron hombres y mujeres con convicciones, pero que lamentablemente no cuentan con una experiencia probada en el oficio de gobernar.


Esto tuvo como resultado que se desatará la rebelión de las síndicas en el sur del estado, lo cual se ha convertido en un dolor de cabeza para algunos alcaldes.


En Morelos, el futbolista Cuauhtémoc Blanco, le aplicó la cuauhtemiña  a la mismísima Yeidckol Polevnsky, dirigente nacional del partido Morena quien lo acusó de intentar llevarse a los diputados morenos al partido encuentro social, lo cual descompuso la relación con su respectiva ola de fuertes declaraciones entre ellos.


Pobre México, pobre Veracruz, pobre Morelos si lo que viene es una lucha intestina en donde los flamantes funcionarios estarán más ocupados fraguando grillas virulentas en vez de ponerse a trabajar en temas que urgen y que han sido la principal razón de que hoy sean gobierno.


Lo que podemos ver es que, en muchos rostros que dibujaban sonrisas de oreja a oreja por el avasallador triunfo de Morena, paulatinamente esta deja de asomarse al ver que los perfiles que están siendo colocados son más de confrontación y de vendettas que de solución.


La curva del aprendizaje nos puede salir muy cara si morena no cacha que gobernar es también un tema de conocimientos técnicos y sin duda será un oportunidad que la hoy oposición no va a desperdiciar.


 

Entradas Anteriores



  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México