viernes, 19 de octubre del 2018
 
Por Marco A. Medina
Columna: La escena veracruzana
Poner a tiempo el reloj de la República
2018-09-19 | 11:32:40

Le tocó a la Cámara de Diputados iniciar la Cuarta Transformación del país con una medida legislativa que por años durmió el sueño de los justos. Se trata de la Ley Reglamentaria del Artículo 127 Constitucional sobre las remuneraciones de los servidores públicos, en donde se establece de manera contundente que nadie podrá ganar más que el presidente de la República y se prohíben expresamente las pensiones multimillonarias a los expresidentes, entre otras medidas de austeridad.


Con ello se comienza a poner a tiempo el reloj de la República, dado que hemos vivido atrasos que ya suman décadas.


Hace 9 años se aprobó la reforma constitucional a dicho artículo, a propuesta del entonces senador Pablo Gómez,y dos años después fue aprobadaen el mismo Senado la ley reglamentaria, quedando pendiente por 7 años su envío a la Cámara de Diputados para continuar con el trámite legislativo. Ahora con mayoría en la Cámara de Senadores, MORENA pudo destrabar dicha iniciativa, pasando de forma inmediata a la de Diputados para su aprobación definitiva, lo que ocurrió el jueves pasado.


La práctica de la congeladora legislativa ha sido recurrente. Desde hace 9 años esta ley era una demanda social y se mantuvo sin aplicación, a pesar de que ya estaba en la Constitución.


Desde 1988 la sociedad reclama cambios a fondo. Y si nos vamos más atrás, desde el movimiento estudiantil, que cimbró a todo México. Pero la estrategia del régimen era dosificar los reclamos ciudadanos y hacer concesiones que no pusieran en peligro el poder que detentaba.


Hubo una gran oportunidad en el año 2000 cuando un partido distinto al dominante llegó a la presidencia de la República, pero se desperdició arteramente. Luego las componendas entre el PAN y el PRI, de las que participó después el PRD, no sólo retrasó la aplicación de medidas de avanzada, sino que hubo francos retrocesos como el de las llamadas reformas estructurales.


Ello ha provocado un retraso en el reloj de la República de por lo menos 3 decenios.


Por lo demás es falso que con la aplicación de la también llamada Ley de los salarios máximos vaya a haber una fuga de cerebros del sector público hacia la iniciativa privada o hacia el extranjero, pensando en aquellos técnicos o profesionistas especializados que en el contexto internacional ganan mucho más que lo que va a ganar AMLO. La mayoría de los funcionarios de este nivel son nacionalistas. No se lanzarán al vacío ahora que tendrán un reconocimiento expreso de la sociedad.


La urgencia de contar con esta minuta aprobada era porque será la base para hacer el presupuesto de egresos del próximo año en materia de sueldos de los altos funcionarios. Y los ahorros que se consigan con su aplicación se destinarán a los programas sociales de alto impacto que se están proponiendo, como el de los adultos mayores, el de Jóvenes construyendo el futuro, la siembre de 1 millón de hectáreas de árboles frutales y maderables, la rehabilitación de las 6 refinerías y la construcción de una más, el tren maya y el transístmico, entre otros que darán un nuevo rostro social y económico al país.


Cabe señalar que esta ley aplica a todos los niveles de gobierno, incluidos los gobiernos estatales y municipales, que en muchos de los casos tenían nóminas de primer mundo en medio de una gran pobreza y carencias del siglo diecinueve. Y por supuesto que tendrá que aplicarse en Veracruz, para lo cual el equipo del Ing. Cuitláhuac García ya está haciendo los preparativos necesarios.


Hoy estamos saldando una deuda histórica no sólo con la ciudadanía, expresé en tribuna, sino con la modernidad de la nación, la que nos exige el siglo XX1.


 


Marco Antonio Medina Pérez

Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México