sábado, 17 de noviembre del 2018
 
Por Raymundo Jiménez
Columna: Al pie de la letra
Cuitláhuac: capaces…y leales
2018-09-10 | 09:14:51

A diferencia de la primera camada de diputados que el Movimiento Regeneración Nacional llevó en 2016 al Congreso local –cuatro de los cuales (Eva Cadena, Judith González Sheridan, Sebastián Reyes y Nicolás de la Cruz) no resistieron el acoso corruptor del gobernador panista Miguel Ángel Yunes–, ahora, en la confección del gabinete de su primer gobierno estatal en Veracruz, Morena está seleccionando a militantes y simpatizantes de comprobada lealtad al proyecto lopezobradorista, los cuales, además de su férrea convicción y disciplina, algunos tienen un antecedente en común: haber sido hostigados, intimidados o reprimidos por la intolerante administración yunista.


 Este lunes, por ejemplo, el gobernador electo Cuitláhuac García dará a conocer en Coatzacoalcos otro par de nombramientos. El del doctor Roberto Ramos Alor como futuro secretario de Salud, y el de Xóchitl Arbesú Lagos para la Secretaría de Turismo.


Ramos Alor, como ya se sabe, a pesar de ser un médico profesionalmente muy competente, honesto y respetado en el sur veracruzano, fue cesado en agosto de 2017 como director del Hospital Regional “Valentín Gómez Farías”, de Coatzacoalcos, por haber aparecido en una fotografía con la entonces diputada federal Rocío Nahle, actual senadora y próxima secretaria de Energía en el gabinete presidencial de López Obrador.


De acuerdo con la versión del galeno, no obstante que había solicitado permiso para atender una situación personal en la Ciudad de México –lo que implicó pedirle ayuda a la diputada federal de Coatzacoalcos, a la que alcanzó en la Cámara de Diputados en una conferencia de prensa convocada por Nahle para hacer un pronunciamiento en contra del ex director de PEMEX, Emilio Lozoya, por presuntos actos de corrupción–, fue cesado en forma violenta del hospital porteño cuya dirección había asumido apenas siete meses atrás.


“Es un hecho que por esa foto me despidieron, de eso no hay duda. Ustedes lo están escuchando: no me voy por incompetente, no me voy por ratero ni deshonesto, me voy por mis principios ideológicos de izquierda, ese es el error. A la sociedad le digo que esto es un acto de intolerancia y de linchamiento político, a la sociedad le digo que yo les cumplí”, declaró a mediados de agosto antepasado el neumólogo pediatra, quien lamentó la postura intolerante de Yunes Linares, a quien señaló de haber ordenado su cese inmediato pese a que el hospital de Coatzacoalcos fue el mejor evaluado por el Sector Salud, además de que el cargo, dijo, se lo había ganado como activista político, promoviendo el voto popular a favor del entonces candidato de la alianza PAN-PRD, refirió el ex perredista.


Otro caso es el de Ernesto Pérez Astorga, perfilado para la Secretaría de Desarrollo Económico, quien resistió el acoso fiscal a sus empresas. El empresario capitalino es suplente del senador Ricardo Ahued, a quien le fue secuestrado un hermano en plena víspera de la Navidad pasada, el cual fue liberado sospechosamente tras la presión de Morena y de la enardecida ciudadanía xalapeña.

Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México