martes, 25 de septiembre del 2018
 
Por Los Reporteros
Columna: Off the record
Off the record
2018-07-09 | 09:22:20

Los columnistas acostumbrados a ser maiceados por el gobierno de Miguel Yunes Linares recibieron la orden de empezar a criticar al gobernador Cuitláhuac García calificándolo como una persona peleonera y rijosa, comparando la actitud de conciliación que realiza el futuro presidente Andrés Manuel López Obrador.


Muy rápido se exhiben y desconocen que precisamente García Jiménez se opone a cualquier revanchismo. Si bien está en la mira el fiscal Jorge Winckler es atendiendo una petición de los colectivos de los desaparecidos y el silencio sobre la investigación de los compañeros periodistas muertos en la entidad.


Sobre el mismo tema de quien podría ser el próximo director de Comunicación del gobierno estatal se busca a una persona con relaciones con importantes medios en la ciudad de México, donde figura por sus altas calificaciones el periodista Víctor Hugo Arteaga quien trabaja para Carmen Aristegui y Animal Político.


Fue precisamente el reportero que dio a conocer las empresas fantasmas con las que operaba Javier Duarte para desfalcar el erario público de Veracruz y que las conservó el gobernador Yunes Linares.


*************


Cuitláhuac García Jiménez recibió ayer la constancia de mayoría que lo acredita como gobernador electo del estado de Veracruz. Una mera formalidad porque ya se le había reconocido como tal y la prueba fue que sus dos contendientes salieron a reconocer públicamente que los votos “no los favorecieron”.


Se acabó la elección. Más allá de berrinches, pataletas y comentarios discriminatorios y carentes de inteligencia y de sentido común como el de que el pueblo mexicano se identifica con un patán, los comicios de gobernador ya culminaron.


Gústele a quien le guste y enójese quien se enoje, Cuitláhuac García es hoy por hoy el gobernador electo de Veracruz, avalado por las instituciones legalmente constituidas.


Ahora le toca conformar su gabinete de trabajo y su plan de gobierno de aquí el 1 de diciembre, día en que rendirá protesta como gobernador constitucional del estado de Veracruz para el periodo 2018-2024.


Cuitláhuac tendrá que demostrar la apertura política que hoy ofrece, tener disposición de diálogo con la oposición, sin someterse a caprichos ni presiones de grupos que bajo consigna o sin ella intenten minar su desempeño como titular del Poder Ejecutivo.


Ahora la responsabilidad es de él. Así que deberá demostrar a los veracruzanos de lo que es capaz. El tiempo dirá quién es quién.


************


Uno de los emberrinchados es nada menos que el diputado panista Sergio Hernández, quien pretende desconocer el fallo de un juez federal en cuanto a que la Legislatura Local de Veracruz atienda la Alerta de Género por Agravio Comparado y proceda a despenalizar el aborto en la entidad.


El panista invoca la soberanía del Legislativo Estatal y amenaza con una apelación que perderá. Asume la típica actitud del niño berrinchudo cuando lo regañan o le prohíben usar su juguete favorito. Pretende que las autoridades locales pueden hacer y deshacer a su voluntad sin que exista un poder supremo, que es el federal, capaz de aplacarlos porque eso sería “violar su soberanía”.


¿Para qué cree Sergio Hernández que existen los juzgados federales y la Suprema Corte de Justicia de la Nación? Pues para frenar los intentos de reyezuelos que se sienten dueños de  las entidades federativas y de los municipios.


Ahora que si quiere quedar bien con los grupos ultrarradicales “defensores de la vida”, pues que busque por otra parte. Él como diputado debería estar consciente de que debe cumplir la ley como uno más de los integrantes del Congreso Local,


Pero si insiste en el desacato, pues que lo haga… con todo y sus consecuencias. Pero nadie irá a visitarlo a la prisión.


*************


Los panistas veracruzanos demandan una inmediata reestructuración de su directiva estatal y la primera de ellas, echar con cajas destempladas a su presidente José de Jesús Mancha Alarcón, quien con su cinismo y sus negocios pagados por el gobierno estatal acabó de hundirlos y mandarlos a la lona cuando ya se sentían triunfadores y dueños de la entidad.


Así como a nivel nacional repudian la sola insinuación de que Ricardo Anaya quiera reelegirse en el PAN después de la arrastriza que le asestó Andrés Manuel López Obrador, a nivel estatal ya exigen que Mancha se vaya con todas sus manchas muy, pero muy lejos.


*************


La ocasión es buena para que a nivel nacional se analice la permanencia de tanto partidito que le cuesta a los mexicanos. Ya es hora de hacer una limpia y de mandar a volar a los mantenidos del sistema. SI no sirven para nada, como es obvio, pues que se vayan a otra parte o que al menos los pongan a trabajar en la limpia pública para que desquiten sus sueldos jugosos.

Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México