martes, 25 de septiembre del 2018
 
Por Los Reporteros
Columna: Off the record
Sí fue voto de castigo al PAN
2018-07-04 | 09:29:23

Dos días después de la elección, a Miguel Ángel Yunes Márquez no le quedó más que dar la cara a la sociedad y reconocer su derrota ante Cuitláhuac García Jiménez, a quien por cierto, no mencionó por su nombre y sólo se refirió como “el próximo gobernador de Veracruz”, lo cual exhibe la irritación de verse vencido por quien menos hubiera deseado y el querer minimizarlo.


“Por el bien de Veracruz le deseo el mayor de los éxitos al próximo Gobernador y que esté a la altura de lo que demandan y merecen las familias veracruzanas”, dijo en la lectura de un comunicado ante representantes de medios de comunicación.


Vaya, hasta el panista Ricardo Anaya mencionó a López Obrador por su nombre el mismo domingo cuando admitió su derrota. Quien se presume como “demócrata” no debería tener ningún problema en eso.


Yunes Márquez dijo que más de un millón 300 mil veracruzanos votaron por él. Lo que no dijo y no tenía por qué hacerlo, es que por su vencedor Cuitláhuac votaron poco menos de un millón y medio de ciudadanos que ya no querían saber nada del PAN.


Y no querían saber nada de Acción Nacional porque al paso de los meses se convencieron de que el que llegó pomposamente como el “gobierno del cambio” no cambió nada, ese gobierno de dos años no sólo no mejoró sino que hundió al estado de Veracruz en parálisis económica y social.


De nada sirvió la campaña sobre Duarte y Karime con fines mediáticos y electoreros. El ciudadano sabe que se debe aplicar la ley a los infractores, pero no perdonó que se le quisiera distraer con ese tema en vez de trabajar y dar resultados para apuntalar una campaña que de todos modos fracasó.


Atrás quedan expresiones insultantes como la de “viejo guango” para aludir a Andrés Manuel López Obrador, que denotan un absoluto desprecio y falta de respeto hacia los opositores pero sobre todo, una profunda soberbia que humilla a quien la ejerce.


Atrás queda también la intención de perpetuar un apellido en el poder. Y se frustró esa ambición porque los veracruzanos castigaron esa osadía y ese desprecio hacia quienes no nacieron en la opulencia.


***********


El que también se vio y se escuchó mal fue Julen Rementería del Puerto al secundar la falta de educación y no mencionar por su nombre al “próximo gobernador”; como si no supiera que se llama Cuitláhuac García Jiménez y que el “próximo presidente” se llama Andrés Manuel López Obrador.


Si el futuro senador por primera mayoría desea repetir acciones, pues que sean las correctas, no la ausencia de modales. Dentro de unos meses estará en la Cámara Alta del Congreso de la Unión y no debe enviar señales de soberbia, ese mal ejemplo que se la deje a los otros; él no es así. Si va a copiar algo, que sea lo bueno, no lo negativo.


***********


En el colmo del cinismo el presidente, que no dirigente estatal del PAN, José Mancha Alarcón -de Jesús no tiene nada- justifica con la frase “como todo mexicano tengo derecho a tener mi propia empresa y eso no afecta nada”, en referencia al escándalo que se armó cuando se supo que obtuvo contratos de obras gracias a que es presidente del partido político que abanderó al hijo del gobernador de Veracruz como candidato a la gubernatura.


Y como semanas antes lo hiciera el derrotado candidato presidencial Ricardo Anaya, el hombre de la mancha -que no es La Mancha de Don Quijote- dijo que no hubo nada ilegal en lo que a todas luces es un escandaloso tráfico de influencias. Y su prueba irrefutable es que no hay denuncias en su contra. Y no las hay porque no se sabía del caso, trascendió cuando reventó en el momento electoral. Vaya cinismo.


***********


La dama de Los Tuxtlas, Yazmín Copete Zapot fue otra víctima del canto de las sirenas, igual que Alejandra Barrales en la Ciudad de México y muchos otros perredistas, a quienes absorbió la ambición y calcularon mal. En vez de ir con su aliado natural, Morena, cayeron en las redes del PAN, y la consecuencia fue la derrota.


Ahora están a punto de quedarse hasta sin partido. Y mientras la Barrales está a punto de irse a volar y no precisamente a bordo de un avión, la Copete tendrá que dedicarse a algo más productivo que una candidatura nacida para perder.


***********


Los diputados que lograron la reelección, algunos de la zona Veracruz-Boca del Río, también deberán bajarle a la soberbia y aprender a tener un poco de humildad porque se les acaba la época de estar en un partido que era mayoría en la Legislatura estatal y les tocará repetir en una en la que serán minoría y no les dejarán margen para hacer absolutamente nada.


Ahora les tocará sentir lo que experimentaban sus opositores cuando los de su coalición les echaban montón. Ahora ellos serán la minoría, les tocarán las comisiones más grises, no podrán acceder a mejores espacios y los neutralizarán una y otra vez.


 


***********


Que les quede claro. El perdedor de esta elección a nivel nacional y estatal fue el PAN, no el PRI. El PRI ya había perdido desde hacía tiempo y en estos comicios ya no tenía nada que perder. En cambio los panistas vieron escapar de sus manos la ilusión de seguir en cargos públicos para sacar provecho, como algunos presidentes estatales de su partido, que hasta resultaron constructores y periodistas.


************


Y para que a nadie le quede la menor duda, aquí les dejamos la frase para que la asimilen si es que alguna vez pueden, y nunca la olviden: SÍ FUE VOTO DE CASTIGO AL PAN.


El electorado los castigó por no hacer nada. Pero aún están a tiempo de reivindicarse si se ponen a trabajar y a desquitar su salario.

Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México