viernes, 14 de diciembre del 2018
 
Por Marco A. Medina
Columna: Chubasco de votos
Chubasco de votos
2018-06-19 | 21:00:35

Esta contienda electoral llega a su fase más difícil y riesgosa. La llamada mafia del poder, el puñado de políticos y oligarcas coludidos por largo tiempo para saquear las riquezas del país, no pudo detener a Andrés Manuel López Obrador en su tercera llamada al bat. El juego terminará pronto con un marcador abultado en contra de los que se apropiaron de la casa. Pero como diría el clásico, este juego no acaba hasta que se acaba. Y en estas últimas entradas los poderosos del país, los que se creen dueños de vidas y haciendas, tratarán de contener al puntero o, por lo menos, de que la paliza no sea tan abultada.


La desesperación del régimen se muestra en su punto más álgido. Peña Nieto y el PRI están haciendo un último esfuerzo para bajar del tren a Anaya y subir artificialmente a Meade, a fin de justificar un avance desmesurado, que sería su última carta para detener a Andrés Manuel en los últimos momentos del partido. El llamado de Fernández de Ceballos a detener a AMLO aún a costa de bajar de la contienda a su pupilo Anaya y la creciente embestida de la guerra sucia ahora en forma de cientos de miles de llamadas en contra de Andrés Manuel, así lo prefiguran. Las dos últimas semanas que nos esperan serán de pronóstico reservado por la desmesura que veremos para detener a López Obrador.


Mientras tanto las ruedas de la historia se mueven inexorablemente hacia un cambio verdadero. Todo indica que se iniciará un cambio de fondo en la vida pública del país. El aluvión de votos que logrará AMLO según todas las previsiones (Mitofsky, 47.8%; El Financiero, 50%;Parametría, 54%; Grupo Impacto, 45%; Reforma, 52%; Coparmex, voto bruto, 41.7%), no será sino el reflejo invertido de la persistente y creciente agresividad del régimen para acumular riquezas y poder. Es como si a cada fraude, a cada torcimiento de la voluntad popular, desde 1988 a la fecha, se fuera acumulando una tenaz aunque invisible fuerza popular que ya abiertoel cauce, sin duda el logro mayor de AMLO y de MORENA, correrá ´como una avalancha de fuertes proporciones, digámoslo, histórica. Quien siembra vientos, como dice el refrán popular, cosecha tempestades.


Los votos se emitirán de forma masiva y ahí ganará la democracia y el movimiento morenista. Todavía se intentará disminuir la asistencia a las urnas. El clima de violencia pervivirá en muchos estados y regiones específicas y, lamentablemente, cobrará nuevas víctimas porque no hay una vigilancia cabal del Estado ni la voluntad política para blindar estas elecciones de tan nefastos escenarios.Aún se apostará por imponer a los herederos de gobernadores icónicos del régimen como Moreno Valle y Yunes Linares. Lo mismo se seguirá insistiendo en el voto diferenciado para salvar la presencia del PRI y del PAN (y ya sabemos, sus partidos satélites) en el Congreso. Nada de eso detendrá lo que se avizora en el firmamento de las elecciones por venir.


En Veracruz Andrés Manuel y Cuitláhuac García concluirán un recorrido victorioso por las cabeceras de los 20 distritos electorales federales. Llegarán el sábado 23 a tambor batiente al puerto de Veracruz. Aun la batalla no estará definida pero las principales plazas están ganadas, el puerto se resistirá, pero la contundencia de los triunfos en la mayoría de las ciudades importantes del estado logrará la rendición final. Los cañonazos de despensas, tarjetas de descuento y miles de millones de pesos aún seguirán sonando hasta el 1º. de julio. Lo importante serán los obuses de votos dirigidos al corazón de cada urna, ahí se definirá realmente todo.Sólo un chubasco de votos limpiará nuestras calles y comunidades de tanta corrupción, impunidad e inseguridad que se ha acumulado en nuestra vida pública.


 

Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México