martes, 17 de julio del 2018
 
Por Marco A. Medina
Columna: La escena veracruzana
Del lodo al estercolero
2018-03-06 | 08:24:47

En una situación inédita, los partidos del régimen han decidido escalar la guerra de lodo iniciada en este periodo de intercampañashasta un verdadero estercolero. La apuesta de Peña Nieto es que tumbando al que va en segundo lugar podrá entonces encumbrar al tercerón y dirigir toda la fuerza del Estado contra el adversario verdadero, el puntero, hacia el queya sepreparan todos los escenarios de guerra sucia habidos y por haber.


El problema actual está en deshacerse del aliado panista lo más pronto posible. Por ello los altercados han subido de tono y propician amenazas como la proferida en la PGR por el llamado jefe Diego, el mentor actual de Ricardo Anaya: “Pueden sacar todo el lodo que quieran contra Anaya, pero sólo muerto lo van a sacar de la candidatura”. Advertencia grave dirigida a quien días después el propio Anaya descubrió como destinatario: “Señor presidente (…), saque las manos del proceso electoral, y deje que el pueblo de México elija en completa libertad”.


Como en un juego de símbolos, el candidato Anaya se hizo acompañar del hijo deLuis Donaldo Colosio, que su aliado Salinas eliminó de otra manera de la contienda presidencial de 1994. Por su lado, José Antonio Meade, el candidato ciudadano del PRI, encabezó el 89 aniversario de ese partido aludiendo a la “sed y hambre de justicia” del malogrado Colosio. Todo esto sucediendo en marzo, el mes en que los idus, los días de los buenos augurios romanos, se convirtieron en símbolo de lo nefasto desde que asesinaran en tales fechas a Julio César.


Los idus de marzo en el caso mexicano escenificaron un ajuste de cuentas interno en el propio régimen que esperemos no se repita nunca más. En el momento actual, la lucha entre Peña Nieto y Salinas por imponer a alguno de los suyos puede poner en riesgo el proceso electoral, lo que no es deseable en la escena nacional en donde la mayoría de los mexicanos están apostando por un cambio verdadero. Un proceso pacífico es lo que más conviene a dicho cambio.Y todo se está enfilando haciauna transformación real del país.


En la escena internacional ya se empieza a aceptar la posibilidad y la necesidad de un cambio de rumbo para México. En los Estados Unidos están tan embrollados con el descontrol interno de su propio presidente que no tendrán tiempo de meter las manos como ellos quisieran. La estela de corrupción que despliega el gobierno actual y que alcanza a sus antecesores panistas, tan bien conocida en el extranjero, provoca simpatías hacia la estrategia lópezobradorista de poner en el centro la lucha contra la corrupción como eje toral de su propuesta de gobierno


En laescenanacional la lucha contra la corrupción también ha unido a vastos sectores de la población, pues desde los más encumbrados empresarios hasta los más modestos trabajadores sufren ese flagelo, que se refleja en el entorpecimiento de los negocios como en los bolsillos de los asalariados. Pero a diferencia de la Revolución Mexicana de 1910, cuando el lema maderista de “Sufragio efectivo, no reelección” movió a millones de mexicanos, hoy es difícil situar en un lema todo el complejo de problemas y anhelos que están moviendo al pueblo de México. El actual deterioro de la vida nacional sólo puede ser canalizado en un conjunto de lemas y proyectos, como los contenidos en el proyecto de Nación que ha propuesto AMLO a todos los mexicanos.


MIENTRAS TANTO, en la escena veracruzana, ¿de qué lado estarán MAYL e hijo? ¿Se atreverán a defender a Anaya o ya están transitando hacia un acuerdo con Peña Nieto? A saber.


Marco Antonio Medina Pérez


marco.a.medinaperez@gmail.com


 

Entradas Anteriores










  • Lo √ļltimo
  • Lo m√°s le√≠do


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México