martes, 19 de junio del 2018
 
Por Raymundo Jiménez
Columna: Al pie de la letra
Desaire presidencial
2018-03-01 | 07:59:47

Al parecer, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares comenzó a sentir el frío presidencial.


 


Y es que hace tres semanas, el doctor José Luis Cerecedo, director del Hospital Regional del puerto de Veracruz, había anunciado que el lunes 19 de febrero el presidente Enrique Peña Nieto vendría a inaugurar el nuevo Hospital Infantil, pero el Jefe del Ejecutivo federal pospuso su visita a la entidad. Para no quedar en evidencia, Yunes Linares declaró que él jamás había dicho que Peña vendría, desmintiendo así al encargado del nosocomio porteño.


 


Al gobernante veracruzano le habrían dado una nueva fecha para la visita del Presidente, pero por lo que vio ayer el mexiquense otra vez se disculpó. Este miércoles Yunes tuvo que inaugurar solo el hospital pediátrico. Ni siquiera le mandaron en representación de Peña al secretario de Salud del gobierno federal.


 


No obstante, el mandatario estatal del PAN le agradeció públicamente a Peña Nieto y a la Procuraduría General de la República la recuperación del dinero desviado, con el cual fue posible terminar esta obra iniciada desde hace ocho años, a finales del sexenio del ex gobernador priista Fidel Herrera Beltrán.


 


Sin embargo, también trascendió que para este viernes 2 de marzo se tenía programado un gran evento con el secretario de Desarrollo Social de la Federación, Eviel Pérez Magaña, pero cuentan que el ex candidato priista a la gubernatura de Oaxaca igualmente habría pospuesto su visita.


 


¿Tendrán que ver estos desaires con el proceso electoral en marcha? Es posible, aunque este lunes 26 fue arropado por el director del Infonavit, David Penchyna, su amigo y ex compañero de escaño de su hijo Fernando Yunes, actual alcalde porteño.


 


Sin embargo, una versión que corre es que Peña Nieto no sólo pretende hacer ganar en Veracruz a su candidato presidencial José Antonio Meade, sino también recuperar la gubernatura con el priista Pepe Yunes Zorrilla, lo que obviamente choca con el nepotismo del mandatario panista que está obsesionado en heredarle el poder a su primogénito Miguel Ángel Yunes Márquez, presente ayer en la ceremonia de inauguración del Hospital Infantil.


 


El mexiquense, al parecer, no está dispuesto a dejarse engañar otra vez como en los comicios presidenciales de 2012 en los que resultó electo.


 


Y es que en aquella ocasión, como se recordará, Yunes Linares habría acordado con el entonces gobernador Javier Duarte apoyar a Peña Nieto para que ganara la elección en Veracruz a cambio de que el mandatario priista le asegurara la senaduría de primera minoría a su hijo Fernando. El ex mandatario estatal del tricolor sí cumplió pero su adversario no, ya que en esos comicios presidenciales triunfó, con un escaso margen, la candidata Josefina Vázquez Mota, del PAN.


 


Esta “traición” a su partido, por cierto, le fue recordada a Yunes por el ex dirigente panista Alejandro Vázquez Cuevas, quien en 2016 participó como candidato del PES en uno de los debates organizados por el OPLE entre los aspirantes a la gubernatura.


 

Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México