lunes, 24 de junio del 2019
 
Por Ana Isabel Cruz Hernandez
Columna: A la One, Two, Three
“El Yuribia”
2018-02-28 | 21:06:30

ONE.- El alcalde perredista Esteban Bautista Hernández sostuvo este fin de semana una audiencia pública con pobladores, funcionarios del Gobierno del Estado y el presidente Víctor Manuel Carranza Rosaldo; Bautista, de manera serena y con mucha seguridad sobre lo que representa la presa ‘Yuribia’, pidió obras a este municipio por 21 millones de pesos; y dio un ultimátum de cierre para el 30 de marzo, que estamos en plena campaña.
La reunión hasta cierto punto se puede catalogar como un poco histórica y heroica, debido a que tenía muchos años que un alcalde de Coatzacoalcos no visitaba esa zona; Víctor Carranza fue acompañado por algunos regidores y funcionarios del estado, quienes se vieron muy tranquilos y relajados, mientras que ciertos colaboradores estaban alerta con los tenis bien puestos para que en el caso de un ‘código rojo’, correr lo más rápido posible, los vehículos todos en posición de escape, estos detalles peligrosos, fue lo que alejó a los presidentes pasados, quienes mejor preferían no asistir a estos encuentros por temor a ser retenidos en la sierra y convertirse en rehenes, en el fuego cruzado en las negociaciones del Yuribia.
TWO.- Apenas el año pasado retuvieron campesinos al delegado de Sedesol, Jorge Alberto Baruch Custodio y al delegado de la subsecretaría de Gobierno, Roberto García Alonso, quienes por errores de cambio de sede y politizar el asunto de entrega de recursos, se calentó el ambiente y se tuvieron que quedar a fuerzas, hasta que se resolvió ese detalle que enfureció a los pobladores; claro, hoy los tiempos son otros. En Tatahuicapan gobierna el PRD y son aliados del Gobierno del Estado, ahí cambia las cosa, la relación y la fraternidad que se vio entre ellos, al parecer está mejor que nunca, tanto que Roberto Alonso y el director de Política General, Carlos Hernández, así como el director de la CAEV de Coatzacoalcos, llegaron corriendo y subieron a las oficinas del alcalde como si estuvieran en casa, donde una vez sentados, hablaron en corto para estar en la misma sintonía en la sesión.
La tranquilidad que necesita en estos momentos el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares es vital, debido a que la campaña de su hijo en el sur no más no sube, y con el problema del agua desaparece, por lo que mejor hay que aprovechar la alianza que existe con el profesor Esteban Bautista Hernández, perredista, quien está en su segundo periodo como alcalde de Tatahuicapan, además es gente cercana del Secretario de Gobierno, Rogelio Franco Castán.
Bautista Hernández inició el movimiento de la mano de su socio José Manuel Flores Ríos, ‘El Oaxaco’, dueño de la Constructora del Sureste, quienes tomaron la bandera del ‘Yuribia’ y la movilización de los campesinos; el cierre de las válvulas del agua fueron las primeras acciones para exigir obras que beneficiaran a los pobladores de la sierra; con esto llegaron los acuerdos y las buenas negociaciones de Fidel Herrera Beltrán, quien aplacaba y domaba al más bragado enemigo con los famosos maletines negro; el billete comenzó a fluir y las obras a inundar el sur. Flores Ríos, ‘El Oaxaco’, se convirtió en el principal constructor de las obras del Fonden del Gobierno del Estado y sur de Veracruz, pero por desgracia el 28 de febrero del 2013 fue levantado por un comando armado y hasta la fecha nadie sabe qué paso con él.
Esteban Bautista, el 3 de marzo de ese año, en conferencia, fijó su postura como presidente del Consejo de Gobierno Indígena del Sur y envió un ultimátum de 72 horas a Fidel Herrera Beltrán, a quien responsabilizó del asunto de la desaparición de su amigo y socio; movilizaciones, bloqueos de carretera y cierre de la presa del ‘Yuribia’, quedaron como testigos en ese pasaje de la historia.
Este primer movimiento que hizo Esteban Bautista del cierre de la presa ‘Yuribia’, no fue satanizado por la población de los municipios de Coatzacoalcos, Minatitlán y Cosoleacaque; al contrario, sintieron empatía y se solidarizaron con la gente de la sierra, entendiendo que no tenían otra opción más viable para que el gobierno los volteara a ver y escuchar.
Desgraciadamente se desvirtuó la causa y en los últimos años se ha utilizado para presionar, porque en este juego de la política todo se vale, hasta los muertos reviven.
De la causa del ‘Yuribia’ nacieron varios activistas que hoy se han convertidos en paleros, agitadores y alarmistas que se ponen la camiseta del gobierno en turno, marcándoles línea a seguir; estos personajes que se dicen cercanos a los serranos, al mencionar algunos nombres, ni siquiera los conocen en el lugar; para fortuna de los habitantes de la sierra, sí existe gente que no son simuladores y visitan con frecuencia estas comunidades, personas que no necesitan reflectores y estar publicando en los medios electrónicos lo que hacen en la zona, son ciudadanos dignos a quienes conozco y quienes piden seguir dejando sus nombres y la ayuda que envían en el anonimato.
THREE.- ¿Quiénes son los responsables de garantizar el abasto del agua a los ciudadanos de Coatzacoalcos, Minatitlán y Cosoleacaque, de la presa ‘Yuribia’?
En enero del 2017, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares canceló el convenio que tres años antes les había otorgado Javier Duarte de Ochoa a los ejidatarios de Tatahuicapan para el pago mensual de 2.5 millones de pesos por el uso del acueducto Yuribia, comenzando la construcción de un hospital, obra que estaba parada y retomaron hace apenas unos día.
Yunes Linares, el 14 de enero de este año, visitó Tatahuicapan, le refrendó al alcalde Esteban Bautista Hernández su compromiso y anunció la inversión de 65 millones de pesos para la conclusión del hospital que tendrá servicios básicos, así como 17 millones de pesos para modernizar el bulevar de acceso que casi se encuentra terminado.
Si el gobierno de Yunes, que es aliado de Esteban Bautista, sí le está cumpliendo con las obras, no se entiende el ultimátum que lanzó el alcalde de Tatahuicapan. ¿Será que quieren que le estalle otro conflicto a Coatzacoalcos?
El gobierno de Coatzacoalcos no tiene la obligación de invertir los 21 millones de pesos que están pidiendo en obras los de Tatahuicapan, porque éstos cuenta con su presupuesto y si es poco lo tendrían que valorar con el Gobierno del Estado, que son los que recaudan y administran el cobro del agua de los tres municipios; ellos tendrán que dotarlos de recursos.
El alcalde Víctor Manuel Carranza Rosaldo y su cabildo tendrán que buscar alternativas para solucionar el problema del agua, porque los ciudadanos no pueden seguir siendo rehenes de políticos.
La oficina de CAEV en Coatzacoalcos recauda entre 600 mil a un millón de pesos diarios, por concepto del pago del agua, dinero que va a parar a Víctor Manuel Esparza Pérez, director de la Comisión del Agua en el Estado de Veracruz (CAEV), cuyas oficinas se ubican en Xalapa y, quien a su vez, debe rendir cuentas a Miguel Ángel Yunes Linares.
Este martes, con las declaraciones que hizo el director de la CAEV de Coatzacoalcos, aclaran el tema del agua y con esto confirman que son ellos los responsables de garantizar el abasto del vital líquido a los habitantes del sur de Veracruz, con lo que debería deslindarse a los municipios de Coatzacoalcos, Minatitlán y Cosoleacaque de hacer aportaciones millonarias a Tatahuicapan.
En caso remoto que el Gobierno del Estado no pudiera seguir lidiando con este tema del cierre del ‘Yuribia’, seguramente los huéspedes del palacio municipal de estos municipios estarían más que dispuestos a agarrar el toro por los cuernos y que el dinero regrese a casa; Fidel Herrera y Javier Duarte dejaron esta válvula abierta; como dice la Santanera, el Gobierno que está gobernando ‘Lo sabe, lo sabe’. HE DICHO.
alaonetwothree10@gmail.com


Entradas Anteriores







  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México