jueves, 19 de julio del 2018
 
Por Raymundo Jiménez
Columna: Al pie de la letra
Yunes: sólo medio Panal
2018-02-23 | 08:26:12

Para nadie es un secreto que a cambio de impunidad, el diputado local Vicente Benítez González –extesorero de la Sefiplan y exoficial mayor de la SEV en el sexenio anterior– le viene operando política y electoralmente al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares a través del membrete estatal del Partido Nueva Alianza (PANAL).


 


Postulado al Congreso del estado en la sucesión gubernamental de 2016, Benítez tuvo que hacer campaña por su lado en el distrito de San Andrés Tuxtla pero a la vez también por el PRI para la gubernatura, pues el priista Héctor Yunes Landa fue candidato único de la coalición “Para mejorar Veracruz”, integrada por Nueva Alianza, el Revolucionario Institucional, el PVEM y los partidos locales Alternativa Veracruzana (AVE)  y Cardenista.


 


Sin embargo, tras rendir protesta como diputado, Benítez se separó de la bancada de la coalición priista y se sumó al grupo independiente “Juntos por Veracruz”, integrado originalmente por cinco legisladores.


 


A finales del año  pasado el ex priista Basilio Picazo y Rodrigo García Escalante, del PVEM, decidieron separarse para adherirse oficialmente a la bancada del PAN.


 


En cambio Benítez se mantiene ahí como representante del PANAL, partido que tiene bajo control en Veracruz pese a que no desempeña cargo relevante en su Comité de Dirección Estatal. Durante el sexenio del gobernador Javier Duarte, el expriista trabó buena relación personal con el dirigente nacional de Nueva Alianza, Luis Castro Obregón.


 


Y es que desde la Tesorería del estado, Benítez era el encargado de apoyar financieramente las campañas federales y locales del PRI y de sus partidos aliados. Precisamente a finales de enero de 2012 tuvo que renunciar como tesorero luego del escándalo mediático que desató la detención de dos empleados de la Sefiplan en el aeropuerto de Toluca, Estado de México, los cuales portaban 25 millones de pesos en efectivo en un par de maletas, recursos que según la oposición eran para la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, lo que nunca se comprobó. Finalmente, la PGR reembolsó al gobierno estatal dichos recursos junto con sus respectivos intereses.


 


En las elecciones municipales del año pasado, Benítez jugó con Nueva Alianza  un papel relevante al participar con candidatos propios en vez de sumarse a la coalición del PRI y PVEM. Presuntamente apoyado desde el gobierno estatal, logró obtener 18 alcaldías, dos más que MORENA, que parecía que iba a arrollar a la alianza gobernante PAN-PRD, ya que el año anterior, en la contienda por la gubernatura, el partido lopezobradorista había obtenido más de 800 mil votos sin la estructura electoral ni los recursos financieros de sus principales adversarios.


 


Ahora, para la sucesión estatal de este año, Benítez logró maniobrar para que el mandatario panista Miguel Ángel Yunes Linares impusiera como candidata del PANAL a la gubernatura a la diputada local por Minatitlán, Miriam Judith González Sheridan, quien antes fue persuadida para que renunciara públicamente a MORENA.


 


Con esta estrategia, Yunes Linares, quien impulsa la candidatura de su primogénito Miguel Ángel Yunes Márquez, pretende restarle votos al morenista Cuitláhuac García Jiménez, quien presuntamente encabeza las encuestas, y al priista Pepe Yunes Zorrilla, a cuya alianza con el PVEM no se sumó el PANAL en Veracruz.


 


Sin embargo, el gobernador Yunes también pretendía imponer candidato a senador por el PANAL pero de última hora el PRI amarró con el presidente nacional del SNTE, Juan Díaz, la coalición total a favor del exdirigente de la Sección 32, Juan Nicolás Callejas Roldán, cuya hermana Ruth acaba de ser incorporada al Comité Ejecutivo Nacional del sindicato magisterial.


 


 


 


 

Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México