sábado, 23 de junio del 2018
 
Por Magda Zayas Muñoz
Columna: Momentos
Escándalos antes que legalidad y responsabilidad
2018-02-07 | 08:33:44
Y mientras los escándalos continúan, la situación no mejora para los veracruzanos, quienes observan a un gobierno empeñado en hacer campaña desde el poder, lanzando acusaciones, maniobras de desprestigio y hasta amenazas de retirar la seguridad pública o denunciar a quienes son oposición o bien en contra de aquellos que deciden criticar o juzgar las acciones de la actual administración estatal.

Para ejemplo lo ocurrido con el alcalde de Minatitlán Nicolás Reyes Álvarez quien denunció que en las despensas entregadas al municipio por parte de la Secretaria de Desarrollo Social del Gobierno de la entidad, se encontraban leches caducas, lo cual ocasionó el enojó del Gobernador Veracruzano, Miguel Ángel Yunes Linares quien le advirtió –según el propio alcalde- que se retractara de los señalamientos o le retiraría la seguridad pública.

De lo anterior se realizó una inspección con autoridades, donde un notario público levantó un acta de hechos; así difundieron –según ellos con esas pruebas- que, el alcalde mentía pues no se encontraron productos en mal estado, por lo que a decir de la Secretaría de Protección Civil presentará una denuncia ante la Fiscalía General del Estado por estos hechos, presumiblemente constitutivos de delito.

Lo cierto es que esa presunción resulta aventurada, pues no existe en los señalamientos del alcalde, alguna conducta señalada por el código penal como ilícita, es decir su decir y hacer no encuadra en ningún tipo penal, por lo que, lejos del escándalo mediático, no existen material probatorio que pudiera incriminarlo.

Hay que recordar que desde 2010 en Veracruz la difamación y calumnia fueron despenalizadas, por lo que no existe, a reserva de argucias legales, la posibilidad de imputar delito al munícipe.

El propio Código Penal para el Estado de Veracruz señala como excluyente de delito, la ausencia de conducta y que en este caso aplica; además de la atipicidad; el artículo 26 contextualiza que son causas de justificación el actuar en cumplimiento de un deber jurídico o en ejercicio legítimo de un derecho y en este caso, el alcalde procedió atendiendo a sus funciones como edil y en el ámbito de su libertad de expresión para señalar un hecho que consideró riesgoso para la población como es el caso de la entrega de despensas en mal estado.

Por lo anterior se deduce que, los señalamientos del gobierno de Veracruz respecto a una denuncia contra el alcalde de Minatitlán, serían única y exclusivamente parte de un escándalo, puesto que el actuar y decir del munícipe no encuadran en ningún conducta sancionada por la legislación penal; lo más que podría lograr la administración de Linares en un intento de escandalizar sería una demanda por la vía civil argumentando daño moral, pero lo referido por el alcalde no se escuadra en ningún acto ilegal.

Lo cierto es que, en el Veracruz de hoy como en el de ayer todo es posible y sí de integrar carpetas a la ligera se trata, el señor Fiscal se pinta solo, por lo que, cualquier delito podrían adjudicarle al funcionario municipal en un intento de lanzarse contra el partido opositor –MORENA- y que en este caso representa el mayor peligro para el aspirante Miguel Ángel Yunes Linares. ¡Así las cosas en nuestra entidad!


@magzamu




Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México