lunes, 20 de agosto del 2018
 
Por Maquiavelo
Columna: Se dice que
Injusticia partidista
2018-02-01 | 10:26:10
Es justo reconocer que tanto José Antonio Meade como José Yunes Zorrilla son buenos candidatos a los puestos de gobierno federal y estatal que aspiran, que reúnen los requisitos de capacidad, conocimientos y experiencia para realizar un buen trabajo. El único problema que los ha colocado en un tercer lugar en los estudios de intención del voto es el partido político que los postula.

Nunca en la historia del partido tricolor ha estado tan cuestionado y con tanto rechazo generalizado de los votantes. La sombra del poder de Carlos Salinas de Gortari, Enrique Peña Nieto y Javier Duarte de Ochoa es el mayor obstáculo para los candidatos priistas que participan en Veracruz en sus precampañas.

Ellos son totalmente ajenos a estas complicidades de corrupción y de pésimos manejos de los recursos públicos. No existe alguna prueba que los involucre de enriquecimientos ilícitos a estos políticos egresados del ITAM.

Como personas y funcionarios públicos son los idóneos, pero su partido político, les ha partido la figura.

Si bien el ciudadano debiera votar por la persona y no tomar en cuenta qué instituto político lo postula. Esa es la razón principal del surgimiento de los candidatos independientes donde dos de ellos tienen asegurado que aparecerá su nombre en la boleta.


Rectora en las páginas rojas


Intenta justificar la violencia que se vive en Xalapa la rectora Sara Ladrón de Guevara donde dos estudiantes de la Universidad Veracruzana han sido víctimas, dando como argumento que lo ocurrido en la capital veracruzana también ocurre en otras ciudades del país.

Su papel debe ser diferente, solo recuerde las recientes críticas de influyentes medios nacionales que ha tenido que soportar el jefe de gobierno de la ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, por la desaparición por solo cinco días de un estudiante de preparatoria, no es comparable con la muerte y las graves heridas que sufrieron estos alumnos de la UV.

Los estudiantes son otra cosa muy diferente para cualquier sociedad del mundo. La tibieza en estos casos se toma en otro sentido.


El infierno del pueblo chico


Por más que le muevan sus aliados, el exalcalde priista Joaquín Caballero, de Coatzacoalcos, se encuentra metido en un serio problema de corrupción para justificar los serios adeudos y compromisos incumplidos que exhibirán las nuevas autoridades municipales.

Lo más comentado es un pleito con el dueño de un restaurante al que no le pagaba las viandas y licores que consumía. Se les olvida que el poder político que tienen es prestado. Tarde o temprano en un pueblo chico salen a flote los encubrimientos y las complicidades. Sus antecesores ya se aliaron con el gobernador Yunes Linares. para ayudarlo en la campaña electoral que abiertamente realiza para dejar a su hijo. Tienen el inconveniente que ya están señalados como traidores al partido que los encumbró y con el fin de prevenir esta tradicional impunidad oficial, el exgobernador Miguel Alemán dejó las leyes donde los delitos de los funcionarios nunca prescriben.

Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México