martes, 19 de junio del 2018
 
Por Catón
Columna: De política y cosas peores
Plaza de almas
2018-01-30 | 08:29:27
“Me hace recordar al estúpido de Trump cuando dijo que un hombre famoso e importante puede agarrarle el coño a una mujer y no sufrir ninguna consecuencia. Yo soy víctima de ese tipo de agresión. Quiero decir que soy objeto de acoso sexual. Alguien que no haya pasado por eso no sabe lo que es.

Desde luego ofende que te digan palabras que pretenden ser halagadoras y que en verdad son insultantes. Indigna más aún que alguien toque tu cuerpo sin tu consentimiento: lo que algunos ven como travesura es en verdad un asalto a tu persona. Pero lo que más afecta es el sentimiento de impotencia ante esos ataques; el no poder hacer nada para impedirlos, y menos aún para castigarlos.

Lo mío empezó en la oficina donde trabajo. Si la gente supiera todo lo que sucede en las oficinas no las consideraría lugares aburridos. Cada oficina es un mundo lleno de sentimientos y pasiones.

Mira: a mí me gustaban cosas que a mis hermanas no les agradaban, por ejemplo las películas de monstruos. Quizá por el recuerdo de lo que vi en el cine ahora imagino que en mi oficina pululan criaturas horripilantes de pieles escamosas color verdinegro, rojo sangre, amarillento.

Esos engendros son la envidia soterrada, los celos que no se dan a ver, la soberbia escondida a duras penas, la ira que no se atreve a estallar. Andan entre los escritorios, feroces, con su carga de odios y resentimientos, de bajos instintos, de oscuros impulsos miserables.

Mientras tanto nosotros nos sonreímos unos a otros, y nos damos los buenos días con amabilidad, y les preguntamos a aquéllos a quienes no podemos soportar: ‘¿Cómo estás? ¿Cómo está tu familia?’. Todo es hipocresía y falsedad.

Quisiera largarme de aquí, pero tengo que trabajar. Necesito el dinero. Por eso tuve que aguantar lo que aguanté; por eso sigo aguantando lo que aguanto. A veces me dan ganas de plantarme en medio de la oficina y gritar a voz en cuello lo que me está pasando. O de plano presentar una denuncia.

Pero nadie me haría caso; mis compañeras se reirían de mí; lo único que conseguiría sería perder el empleo. Si eso sucediera me sería difícil hallar otro, y más si se llegara a saber por qué salí del anterior. Todos dirían que yo tuve la culpa; que la provocación vino de mí; en fin, lo que se dice en estos casos.

Y luego, sin trabajo, ¿cómo voy a mantener a mi mamá, y a pagar el alquiler del departamento, y la mensualidad del coche? Con lo que gano apenas me alcanza para eso y para los pocos gastos que tengo. Vivo, como se dice, al día.

Si no trabajo hoy no podré comer mañana, ni alimentar a mi madre, ni comprarle sus medicinas. Me aguanto, pues, y cada día voy al trabajo con el miedo de que aquello vuelva a suceder.

Para colmo a nadie le puedo contar lo que me está pasando. Haría el mayor de los ridículos, y si de algo tengo miedo es del ridículo. No hago nada, entonces, y dejo que las cosas pasen. Pero esos tocamientos, los que me recuerdan al odioso Trump, me enfurecen.

Apenas puedo contenerme cuando me pone las manos encima, cuando me agarra allá abajo, cuando intenta torpemente que responda a sus manoseos. Quisiera salir corriendo de su privado. Pero debo permanecer ahí, y soportarlo todo, y oír su respiración agitada, y las risitas forzadas con que trata de aligerar su culpa.

Quienes no han sufrido algo como eso -unas manos enemigas en tu cuerpo; una boca babeante en tu mejilla; una mirada procaz cuando te acercas- no saben lo que es ser víctima de una agresión así. ¿Qué hago, díganme? Soy acosado sexualmente por la directora de la empresa, por mi jefa, y debo callar”. FIN.







mirador

armando fuentes aguirre


-¡Que viene el lobo! ¡Que viene el lobo!

Así gritaba aquel pastor.

Venían a todo correr sus compañeros aprestando sus hondas y garrotes para combatir a la fiera, pero el animal no venía: el pastor los había engañado.

Bien pronto el engañador cobró fama de mentiroso. Todos en los contornos aseguraban que lo único que sabía era mentir. Eso sí: para engañar e inventar cosas irreales no había nadie como él.

Cierto día llegó a la aldea un automóvil de gran lujo. De él descendió un hombre elegantemente vestido. Entró en la taberna del lugar -ahí conocen a todo mundo- y preguntó por el pastor. Alguien lo fue a llamar. Cuando el recién llegado lo tuvo ante sí le preguntó:

-¿Tú eres el pastor mentiroso?

-Así me llaman -respondió el otro, avergonzado por el defecto que le había atraído el rechazo de los suyos.

-Bien -dijo el hombre-. Quiero que vengas conmigo a la ciudad. Ahí ganarás mucho dinero. Estamos en víspera de iniciar una campaña política, y necesitamos que asesores a nuestro candidato.

¡Hasta mañana!...



manganitas

por afa


“...El padre de familia le dijo al novio: ‘Mi hija es mujer de muchos calzones’...”.

Mostrando mucho interés

el galán le contestó:

“Se me hace raro, pues yo

sólo le conozco tres”.




Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México