domingo, 22 de julio del 2018
 
Por Los Reporteros
Columna: Off the record
Off the record
2017-08-03 | 11:17:07
Que poco aguanta...


Por supuesto que los medios de comunicación deben señalar lo que no está bien en los gobiernos y hasta criticarlo. De algún modo deben ser la conciencia de los gobernantes y no los aplaudidores porque en ese caso su presencia no tendría razón de ser.

De poco o de nada sirve un medio que se la pase alabando y quedando bien con el poder, aunque sí debe haber equilibrio: ni todo es absolutamente bueno ni absolutamente malo, hay matices y se debe señalar lo indebido pero también, reconocer lo correcto.

Lo que no se vale es denostar a quien critica y decir que si lo hace es porque quiere dinero. Si no hay respeto no puede haber una relación de ninguna índole.

Tampoco de puede tapar el sol con un dedo y decir que no pasa nada. Y si alguien lo calla porque se le pague para ello, siempre habrá alguien que sí lo dará a conocer y de nada valdrían los intentos por la simulación.

No se debe menospreciar a los comunicadores cuando hacen señalamientos de elementos uniformados. Las corporaciones están formadas por seres humanos con aciertos pero también con errores; es ilusorio pretender que los comunicadores se refieran a ellos como si fueran ángeles o seres celestiales.

Si alguien usa la fuerza para reprimir, nada se gana con callarlo. Tampoco es válido caer en la complicidad de sobajar a los PRESUNTOS, así con mayúsculas, PRESUNTOS culpables ni llamarlos así cuando todavía no han sido declarados como tales ni sentenciados.

Por ejemplo, la propuesta de una Ley de Seguridad Interior que pretende dar a las fuerzas armadas autorización para invadir la privacidad de las viviendas con la excusa de perseguir a la delincuencia organizada es violatoria a los derechos humanos. ¿Por qué habría de aplaudirse?

Los uniformados federales han cometido atrocidades y no hay por qué callarlo, pero también se debe reconocer que no son todos y que también los hay responsables y respetuosos.


***********

Si no ocurre otra cosa, hoy estará en Veracruz la exprimera dama del país, Margarita Zavala, quien como se sabe quiere ser candidata a la presidencia de la república, claro, si la dejan los otros aspirantes del Partido Acción Nacional.

La esposa del expresidente Felipe Calderón Hinojosa acudirá al Club de Leones a las 5:30 de la tarde, si es que llega puntual, para un encuentro con simpatizantes.

La panista llega en un momento en que es ampliamente cuestionada más por sus propios compañeros de partido que por los no panistas. Así es el canibalismo blanquiazul permitido por su dirigente nacional Ricardo Anaya, a quien acusan de no querer renunciar al cargo porque así puede seguir promoviéndose a costa de los recursos de la militancia.


**********

¿Será cierto? A raíz del linchamiento mediático que se ha hecho de la exfuncionaria estatal de nombre Xóchitl, algunas voces han dado la voz de alerta y advierten que ahora las baterías se encaminan hacia otras mujeres veracruzanas.

Los rumorólogos han empezado a especular sobre la identidad de las damas amenazadas con ser las próximas. Se habla de una que ha estado en la directiva de un partido político que definitivamente no es el PAN. Así que ya puede ella empezar a preocuparse.

También empieza a hablarse de otra priista de quien se pretende hacer escarnio público y relacionarla con el exgobernador Javier Duarte, decir que se ha enriquecido ilícitamente y que se mueve en los altos vuelos del gobierno federal.

La pregunta es si se atreverán a meterse con la que está en la federación y a embarrarla en la guerra por la honestidad.

Eso indica que no se quiere precisamente la paz en estas tierras y que seguiremos viendo y escuchando más de lo mismo.

¿Entonces cómo se pretende que se digan lindezas si lo que se observa es todo lo contrario? Para eso, que se siga acudiendo a los aplaudidores, que bien que los hay.
Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México