sábado, 20 de octubre del 2018
 
Por Francisco E. Heredia Quintana
Columna: Opinión
El encanto de Donald
2017-01-12 | 17:58:55
El atractivo de Donald Trump es la provocación y la amenaza.
Salpicada con dosis de ironía y agresividad, la personalidad del magnate- celebrity es hipnótica y burda y al mismo tiempo maquinada.
Si fuera una pintura parecería una especie de garabato naranja, enredándose y al mismo tiempo expandiéndose como una plaga peligrosa, escurriéndose viscosamente sobre la superficie pacífica de un lienzo pulcro y de acabados perfectos.
De su campaña rumbo a la presidencia, tan poco convencional se ha dicho mucho, ha sido digna de análisis por diversos especialistas; sin tener antecedentes de algún cargo público sacudió a toda una nación con su irreverencia, con su capacidad para hacer de él mismo un show mediático iracundo y escandaloso sin embargo, atractivo, envuelto no solo en sus trajes caros sino en esa seducción perversa que conquistó portadas de diarios y revistas, acaparó los reflectores.
Se apareció en la escena internacional como el típico estudiante bulleador y detestable de cualquier “high school”, que a pesar de su aura arrogante y destructiva posee la fuerza de la popularidad. Ese carisma que hace que las masas quieran consumirlo, saber cada vez más de él, qué piensa y porque, dónde vive, el secreto de su abultado peinado y el origen de ese sospechoso bronceado.
A pesar de todo este panorama donde el excéntrico millonario se consolida como una venenosa figura antagónica, podría decirse que tiene ese “no sé que” que ha logrado atraer a los estadounidenses, especialmente a aquellos demócratas que al final decidieron darle el voto, Trump es poseedor de ese enigmático imán que lo convirtió en una suerte de amante clandestino y las elecciones con el arrasador resultado evidenciaron ese romance oscuro y secreto que callaban los estadounidenses, del cual su magnitud no fue claramente perceptible hasta que Clinton quedó derrotada.
Algo que es seguro es el factor polarizador del que Trump no se desprende, se le ama o se le odia.
Nos causa aversión pero no le quitamos los ojos de encima a lo que dice y como lo dice.
Como lo logró?, de qué manera convenció?.
Hay que tener en cuenta que Donald ha gozado de la fama desde hace varios años, como buen hombre de negocios ha dedicado esfuerzos durante mucho tiempo para construir su marca propia, que su apellido tenga el peso de sus inversiones, su estatus y riqueza.
Sin duda el medio donde logró mayor exposición fueron desde 2008 con el reality show ‘The Celebrity Apprentice’ (el famoso aprendiz), una secuela de ‘The Apprentice’, el programaba basado en la premisa de que el mundo de los negocios es voraz, duro y lleno de constantes retos, durante casi 14 años en los que dirigió el reality desplegó su personalidad empresarial, hizo patente su liderazgo como uno de los magnates inmobiliarios más poderosos del mundo y asomó su carácter desenfadado y directo, fue consolidando su popularidad, su imagen en el ámbito de negocios internacionales.
Exitoso, independiente, poderoso así era la figura de Trump, para los ciudadanos de EU quizá les resultó atractivo y aplaudible el hecho que el financiamiento de su campaña saliera de sus bolsillos, por ello no tenía compromisos o ataduras con ningún grupo de poder, eso lo distinguió de los demás candidatos, incluso de la Administración Obama con el tiempo tuvo que ceder y hacer concesiones ante los grupos de presión y los intereses políticos.
Sus días de campaña tuvieron ese toque poco ortodoxo en el que decía lo que le daba la gana, si importarle herir susceptibilidades o levantar polémicas xenofóbicas o incluso misóginas.
Con su radicalismo logró llegar a los estadounidenses, en sus mensajes apeló al votante frustrado por el bloqueo partidista, que es de clase humilde y que no ve llegar a su hogar los beneficios de una potencia económica y que ha visto con recelo como su país con el paso de los años ha cambiado étnicamente, su mejor slogan fue recurrir a la generalizada insatisfacción económica, al desempleo y marcando su disposición de subir impuestos a los ricos, “de hacer al país grande de nuevo”.
Con la exageración, el miedo y el insulto se ganó la cobertura de los medios de comunicación y sumo adeptos a su movimiento.
Su irritante encanto, su talento innato para el discurso agitador y corrosivo no pasó desapercibido para Hollywood.
Innumerables actores, actrices, cantantes expresaron su rechazo hacia el empresario, sin embargo el punto álgido fue hace unos días cuando la consentida, la laureada Meryl Streep se convirtió en la voz y en el rostro de la mayoría de los artistas.
Una mujer conocida por si elocuencia, ecuanimidad y sobre todo su gran talento interpretativo que implica un manejo y control absoluto de sus emociones, fue desencajada y abrumada por un episodio de burla, odio e intolerancia protagonizado por la ácida actitud de “quien ocupará el lugar más respetable de esa nación”.
Streep, recibió el premio honorífico Cecil B. DeMille a toda su carrera, hizo de su discurso de aceptación un alegato emotivo, duro y contundente contra Trump sin mencionar su nombre.
Las palabras de la quien es considerada parte de la realeza hollywoodense causaron furor, por su defensa de los extranjeros-migrantes y su rechazo a la violencia.
Streep también abogó por la necesidad de un periodismo fuerte e independiente: “Necesitamos que la prensa defienda y saque a la luz todas las historias, que hagan que los poderosos respondan de sus actos. Todos tenemos que apoyar a nuestros periodistas porque los vamos a necesitar”.
El futuro presidente respondió con ese estilo en el que reprocha y al mismo tiempo hace berrinche: “Meryl Streep, una de las actrices más sobrevaloradas en Hollywood, no me conoce pero me atacó en los Globos de Oro”, comentó en su cuenta de Twitter, en la que también afirmó que la intérprete es una “lacaya” de la excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton.
A pocos días de asumir como presidente del país más poderoso del mundo, sus declaraciones y la integración de su grupo de colaboradores dan la sensación de estar observando como se va alimentando un asteroide de rocas y fuego, que en la verborrea incansable infestada de opiniones sexistas y recistas va creciendo, va endureciendo su furia y demagogia y sin remedio todos estamos impávidos, tronando los dedos apretando los ojos, conteniendo el aliento porque ya está a punto de impactarse en la Casa Blanca y en el mundo.
“Sé cortés, sé profesional, pero ten un plan para matar a todos los que conozcas”.
Este fue uno de los consejos que los marines en Irak recibieron en 2003 del general retirado James Mattis, el hombre designado por el presidente electo como secretario de Defensa de Estados Unidos. Su peculiar apodo: ‘Perro rabioso’.
Otro nombramiento polémico es el de Scott Pruitt para el rubro de Protección Ambiental, quien no cree en el cambio climático y ha demostrado su postura luchando en contra de las políticas de medio ambiente del presidente Barack Obama.
Otro integrante de este gabinete inusitado es Tom Price es un legislador republicano para el cargo de Secretario de Salud y es uno de los principales enemigos de “Obacamare” y tendrá la tarea de anular o modificar esta reforma.
Para secretario de trabajo Andrew Puzner, quien es dueño de restaurantes de comida rápida Carl’s jr y Green Burrito, es uno de los más férreos oponentes al incremento del salario mínimo a $15 dólares la hora y en contra de las horas extras. También es simpatizante de la idea de reemplazar a humanos por máquinas, pues considera que “son más amables y no toman vacaciones”.
Jeff Sessions para Fiscal General, se ha mencionado la simpatía que tiene hacia el Ku Klux Klan y unas de sus ideas más polémicas es que consideró, que prácticamente ningún ciudadano dominicano tenía habilidades para ser útil a los Estados Unidos.
Es una de las voces más fuertes en el tema de inmigración ilegal, fue de los pocos que respaldaron al magnate cuando prometió vetar el ingreso de musulmanes al país.
Parece que su cercano grupo de colaboradores se va integrado de personajes polémicos que se suman a la línea del discurso, que sumaran ideas y proyectos extremistas o radicales, se aproximan emulando al cuerpo astral que hace 66 millones de años habría caído en la Península de Yucatán, desencadenando un cataclismo que terminó con infinidad de seres vivos.
Así, tal cual es inminente la llegada de este amenazante meteoro republicano.
Entradas Anteriores
  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México