jueves, 13 de diciembre del 2018
 
Por Francisco J. Ávila Camberos
Columna: Mea culpa
Mea culpa
2016-09-03 | 13:02:58
La desafortunada visita a México del
candidato republicano Donald Trump,
a invitación expresa del presidente
de la república, tiene varias aristas
que deben analizarse con serenidad
y objetividad.
Mientras que algunos funcionarios
del actual gobierno declaran que es
necesario tender puentes, con quien
puede resultar electo presidente de
la nación más poderosa de la tierra y
que además es vecina nuestra; algunos
analistas señalan que su visita a
México aumentará las posibilidades de
triunfo de quien ha mostrado desdén
y rechazo hacia los mexicanos que
por necesidad emigran a los Estados
Unidos buscando oportunidades que
acá no tenemos.
Otros comentaristas critican al presidente
mexicano, porque afirman que
ante la visita y declaraciones de Trump,
se mostró tibio e inseguro.
Lo que hasta ahora nadie ha
mencionado, es que el problema de
la emigración ilegal de millones de
compatriotas nuestros a los Estados
Unidos ha sido culpa de nuestros gobiernos
porque no han podido, no han
sabido o no han querido desarrollar las
oportunidades que allá sí hay y aquí
no tenemos, porque no son prioridad
de los políticos.
Porque allá apoyan al estudiante
destacado y al deportista que se perfila
para campeón, le dan facilidades
al inversionista que genera empleos,
existe un verdadero estado de derecho
y se respeta la propiedad. Con todo y
sus problemas, tienen allá más seguridad
que acá; los intereses bancarios
son mucho más bajos que en México,
invierte el gobierno enormes sumas
en infraestructura y servicios que la
comunidad requiere y además, los
combustibles y la electricidad son más
baratos que en México, lo que los hace
más competitivos.
En México, para nuestra desgracia,
sucede todo lo contrario. Poco se apoya
al estudiante aplicado y al deportista
destacado. Escasas facilidades se le
brindan al inversionista que genera
empleos, para que pueda sortear la
intrincada maraña burocrática de
trámites y papeleo muchas veces inútil
que le exigen para poder abrir un
negocio.
Grupos de trogloditas se disfrazan
de profesores y se integran a las violentas
manifestaciones y marchas de la
CENTE. Bajo su cobijo, éstos hacen lo
que quieren sin ninguna consecuencia
y sin ninguna sanción. Tienen prácticamente
acorralado al Gobierno y éste
ya no sabe qué hacer.
Mientras tanto, la calidad educativa
va para abajo en los estados más
pobres del país, cuyos niños y jóvenes
ven truncada la esperanza de salir de
la pobreza mediante el estudio y la
superación.
Muchos políticos mexicanos no se
dedican a gobernar con sabiduría y
sensatez, sino a planear como saltar a
otro cargo público y a llevarse todo lo
que puedan, sin ser descubiertos, ni
castigados.
Mientras esto no lo corrijamos los
ciudadanos, participando en política
y votando para tener mejores gobernantes,
las cosas no cambiarán.
Seguiremos en el atraso, exportando
desempleados y dependiendo de la
buena voluntad del gobierno vecino
para recibir a nuestros compatriotas
que huyen de la pobreza.
Esto ha sido y sigue siendo culpa
de nuestros gobernantes por no haber
hecho lo necesario para que México se
desarrolle y también culpa de nosotros
los ciudadanos, por no haberles exigido
buenos resultados, ni decisiones
sensatas.
Preferimos cruzarnos de brazos y
cerrar los ojos para que los políticos
hicieran lo que quisieran, en lugar de
exigirles cumplir con su deber, para que
el país creciera sin tantas desigualdades
y nos desarrolláramos mediante el esfuerzo,
el trabajo, el estudio, el ahorro
y la participación ciudadana.
Hay que aprender a llamarle a las
cosas por su nombre y entender que la
migración ilegal es responsabilidad,
totalmente nuestra, no de los vecinos.
¿No les parece a ustedes?
Muchas gracias. Buen fin de semana.
Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México