lunes, 20 de agosto del 2018
 
Por Raymundo Jiménez
Columna: Al pie de la letra
Gobernante sin palabra
2017-12-01 | 08:15:57
Hace aproximadamente cuatro meses, un alcalde de un importante municipio del centro del estado aprovechó un evento con el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares para exponerle en privado las amenazas que acababa de recibir por parte de un miembro de un grupo criminal que también extorsionaba a la principal lideresa de los comerciantes de la ciudad.

El mandatario estatal hizo como que lo escuchó, pero jamás tomó acciones al respecto. Días después, casualmente, la atribulada mujer le llamó por teléfono al munícipe para pedirle su ayuda porque su hija había sido secuestrada.

¿Qué interés pueden tener, pues, los alcaldes en funciones y también los recién electos para asistir a las reuniones de seguridad con un gobernador que en todo este año no solamente ha sido incapaz de articular una estrategia efectiva para contener a la delincuencia, sino que tampoco ha mostrado voluntad para cumplir su palabra de poner al frente de la Secretaría de Seguridad Pública a un militar de alto rango, experimentado en la lucha contra el crimen, tal como lo prometió reiteradamente en su campaña electoral de 2016?

Este martes, en Coatzacoalcos, Yunes calificó de “tontería” que ante la ola delictiva en Veracruz se esté pidiendo la presencia de un Comisionado Federal, una figura que en enero de 2014 fue creada por decreto presidencial ante la situación excepcional que padecía el estado de Michoacán precisamente por los grupos de autodefensas y del crimen organizado. Pero esta “tontería” es lo mismo que como diputado federal él solicitó, formalmente por escrito en 2015, al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Ahora se justifica más porque en su administración los índices criminales rebasan por mucho los del régimen del exgobernador Javier Duarte.

“Es una tontería. Yo me reúno cada fin de semana con el Jefe de la Sexta Región Militar, el Jefe de la Primera Región Naval, con el Delegado de la Policía Federal, con el Delegado de la PGR, el Delegado del CISEN… presencia federal sí hay”, dijo Yunes, rechazando la necesidad de un Comisionado Federal.

¿Pero qué tan efectivas y productivas son realmente estas reuniones que cada semana encabeza el gobernador con los jefes castrenses y representantes de la Policía Federal y de Seguridad Nacional en el estado? La pregunta se hace porque hace cinco meses, el 24 de junio, fue ejecutado en un restaurante de Cardel, municipio de La Antigua, el comisario de la Policía Federal, Camilo Juan Castagné Velazco, quien participaba en estas inútiles reuniones de Yunes.

El lunes 29 de mayo, seis días antes de las elecciones municipales de Veracruz, el secretario de Gobernación también asistió a otra reunión en la ciudad de Poza Rica donde, según, se analizó el grave problema de inseguridad en el norte del estado.

Posteriormente, en conferencia de prensa, Osorio Chong anunció que habría operativos para detener a los vendedores, distribuidores y jefes de los grupos dedicados al robo de combustible en Veracruz. El titular de la Segob aseguró que ya tenían ubicados a todos los líderes de los grupos delincuenciales que se dedican a robar hidrocarburo que produce Petróleos Mexicanos (Pemex).

Pero el pasado 20 de noviembre, un comando fuertemente armado ejecutó en su domicilio al alcalde electo de Hidalgotitlán, Santana Cruz Bahena, cuyo crimen fue atribuido a una banda regional de huachicoleros.

¿De veras no hará falta en Veracruz un Comisionado Federal como el que creó Peña Nieto para apaciguar a Michoacán? Claro, Yunes, a diferencia del exgobernador michoacano, Fausto Vallejo, del PRI, sí tiene con qué “cimbrar a México” y al Presidente. ¿O ya no?




Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México