miércoles, 14 de noviembre del 2018
 
Por Raymundo Jiménez
Columna: Al pie de la letra
Iván López, ¡Una más!
2017-11-24 | 09:34:00
Aunque ya tiene más de cuatro años que el contador público Iván López Fernández se distanció del exgobernador Javier Duarte de Ochoa –con el cual terminó su relación política en no muy buenos términos, luego de que el 10 de octubre de 2013 el exmandatario decidió sustituirlo en la Contraloría General del Estado por Mauricio Audirac Murillo, su acérrimo rival con el que nueve meses antes había disputado el cargo de auditor general del Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS)–, lo cierto es que el excontralor quedó marcado por el sello del duartismo, cuyo satanizado estigma todavía le va a durar un buen rato ante el proceso penal que actualmente enfrenta su exjefe político.

Por eso sorprendió la osadía de López Fernández de acudir a la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión para presentar su registro como aspirante a encabezar la Auditoría Superior de la Federación (ASF) para el periodo 2018-2025.

Y es que así presuma de haber sido el funcionario más honesto, ordenado y transparente en la polémica administración duartista, nadie le va a creer que no se haya percatado de los desvíos millonarios que comenzaron a darse desde principios del sexenio pasado, en 2011, tal como lo han declarado ante la Procuraduría General de la República (PGR) algunos cómplices del exgobernador preso.

De hecho, este precedente fue lo que le restó simpatías y votos en la elección municipal de junio pasado, en la que contendió como candidato “independiente” a la alcaldía de Emiliano Zapata. Iván López estaba muy seguro de ganar los comicios porque desde 2016 había empezado una costosa precampaña mediante la rehabilitación de calles y caminos en rancherías y congregaciones de este importante municipio conurbado a Xalapa, así como construyendo aulas y equipando planteles escolares. Pero, al final, las comunidades a las que benefició le dieron la espalda. Terminó en cuarto lugar de la votación, obteniendo solamente 2 mil 256 sufragios.

Sin embargo, no obstante este tropiezo electoral, el excontralor duartista salió ganando, ya que obtuvo hasta título de ejidatario mediante la adquisición de centenares de hectáreas en las que explota bancos de piedra y desarrolla algunos fraccionamientos residenciales campestres.

Por eso sorprende también que López Fernández se haya aventado como burro a buscar la titularidad de la ASF, ya que de inmediato fue blanco de descalificaciones en las redes sociales y en varios medios de comunicación.

De entrada, al enterarse del registro del exfuncionario veracruzano, la diputada integrante de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación, Claudia Corichi, adelantó que ninguna persona con un perfil como el del excontralor de Javier Duarte cuenta con la “autoridad moral” para encabezar la ASF, ya que indicó que entre los requisitos a cumplir por los interesados, se encuentra el “gozar de buena reputación”.

Así que como bien decía el desaparecido “Divo” de Ciudad Juárez, Juan Gabriel: “¡Pero qué necesidad…!” Si don Iván, a diferencia de su sucesor en la Contraloría General del Estado y odiado rival político, Mauricio Audirac –actualmente preso en Pacho Viejo–, él no ha sido privado de su libertad, se da el lujo de mal ejercer sus derechos políticos-electorales y hasta tiene resuelta su situación económica por varias generaciones más, pues algunos ex funcionarios duartistas le atribuyen haber amasado una envidiable fortuna mediante la red de contralores internos que dependían directamente de él y de los despachos contables externos que presuntamente recomendaba para auditar organismos públicos descentralizados, cuyos titulares eran obligados a pagar contratos millonarios.



Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México