viernes, 19 de octubre del 2018
 
Por Magda Zayas Muñoz
Columna: Momentos
Hoy como en el pasado, criminalizar a víctimas es una práctica cotidiana
2017-11-24 | 09:29:24
Después de que el Secretario de Seguridad Publica, Jaime Téllez Marie, se alardeara ante diputados –durante comparecencia- con la detención abusiva de la que fueron objeto 7 empleados de bajo rango de la dependencia a su cargo -por supuesto involucramiento con el ex titular, Arturo Bermúdez- a quienes aprehendieron en sus oficinas e internaron desde el pasado viernes en el penal de Pacho Viejo, tras acusaciones de la Fiscalia General del Estado, la Juez de Control, Veronica Portilla, ordenó su liberación, pues lejos de la insistencia de los empleados de Jorge Winckler, éstos no aportaron prueba alguna que incriminara a los trabajadores; hoy mismo debieron ser liberados y así el abuso de autoridad se confirma una vez más.
Por cierto, que en días pasado en una entrevista con una radiodifusora del puerto de Veracruz -XEU-, el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares dijo que la situación de inseguridad en Veracruzno es tan grave, insistiendo que “las ejecuciones son entre bandas de delincuentes”, criminalizando así a todos y cada uno de quienes han sido asesinados, como sí se tratara de una sentencia condenatoria, olvidando que debe prevalecer el principio de presunción de inocencia, pues solo un juez podría determinar con base al material probatorio expuesto por la Fiscalía, sí existen elementos para determinar que aquellos que murieron o fueron objeto de secuestros, agresiones, asaltos y demás delitos, son delincuentes.
Y entonces, así el Gobernador imputa, sin percatarse el daño que se causa a familiares que han sufrido la pérdida de un ser querido y que han referido que sus seres queridos eran personas de bien, asesinadas tras ser secuestradas y no lograr el rescate deseado o bien, en asaltos o porque estaban ahí, en el momento menos indicado; y que decir de los menores de edad que han sido salvajemente asesinados ¿también eran delincuentes?
Esas declaraciones son precisamente las que violan toda clase de respeto a los derechos humanos de una persona, pues con ellas se arrebata toda posibilidad de que la sociedad civil en general se duela de las muertes, de las víctimas de la inseguridad, pues de tajo el gobernante acusa y sentencia sin miramiento alguno. El discurso el mismo, idéntico al del pasado, justificando a través de la difamación a quienes ya no se pueden defender mediante un juicio y probar su inocencia. Lo que antes denunció el Partido Acción Nacional –siendo oposición- hoy en el poder, lo lleva a cabo.
Así pues observamos autoridades indiferentes e indolentes, que cuando se les cuestiona sobre hechos de violencia evaden responder; precisamente hace unos días, en el marco del desfile conmemorativo al 20 de noviembre, los medios abordaron al Gobernador para cuestionarle sobre lamentables hechos de inseguridad, entre ellos el hallazgo de restos humanos en bolsas de basura en la ciudad de Xalapa, pero evadió el tema, no quiso hablar de ello y dijo que correspondería a la Fiscalía.
Luego los reporteros trataron de obtener algún informe a través del Secretario de Seguridad Pública, quien por supuesto tampoco quiso hablar, limitándose a referir que se enviaría un comunicado oficial; en la citada entrevista el Mandatario defendió a sus colaboradores Jorge Winckler, Fiscal General del estado y a Jaime Téllez Marie, Secretario de Seguridad Publica a quienes calificó de responsables, así es que dijo las acusaciones que se vierten en contra de sus colaboradores son injustas; pero no refirió que las acusaciones que éstos lanzan en contra de veracruzanos, a quienes incriminan y aprenden sin pruebas, también son indignas.
A decir de Linares, los referidos personajes trabajan con un gran sentido de seguridad y como sí se tratara de un favor a los veracruzanos, refiere que éstos han dejado su vida familiar y tareas personales para dedicarse de lleno a sus funciones; lo que el Gobernador pareciera desconocer es que de eso se trata la función pública de servir las 24 horas del día como lo señala la Constitución Política Federal y demás ordenamientos legales, pero de nada sirven “jornadas extenuantes” si los resultados no se avizoran.
Lo que más ha molestado a los veracruzanos es el cansado discurso de culpar al pasado para no reconocer los fracasos en el primer año de gobierno donde se prometieron grandes cambios. Recientemente índignó a habitantes de Ixhuacán de los Reyes la muerte de 3 campesinos y un chofer del Ayuntamiento de aquel municipio, quienes en un camión de volteo propiedad de la autoridad municipal se trasladaron a la capital del estado a comprar laminas para los techos de sus casas; sus cuerpos aparecieron en la tolva de la citada unidad en el municipio vecino a la capital, San Andrés Tlalnelhuayocan.
Antes de que la autoridad los incriminará, pobladores de aquella región refirieron que se trataba de hombres de bien. Contrario a ello Téllez Marín, quien ese mismo día del hallazgo compareció, aprovecho para insistir que quienes se ven envueltos en ese tipo de hechos es porque se encuentran involucrados; no conforme se atrevió a vociferar que la seguridad y vida de personas –como los citados campesinos- involucrados en hechos violentos “no son motivo de preocupación” para su dependencia.
Marie ha insistido que solo se harán cargo de la seguridad de los ciudadanos de bien; esta expresión me recordó tanto a lo dicho por Javier Duarte cuando de igual manera trataba de justificar su incompetencia.Un poder ejecutivo convertido en fiscales y jueces de sentencia, que acusan, prueban y condenan, sin mostrar prueba alguna de sus dichos. Queda claro que éste gobierno imita el actuar del gobierno que los antecedió y que tanto criticaron. Criminalizar hoy como ayer es una realidad que lacera y que mata una y otra vez, no solo a las víctimas, sino a los familiares. ¡Terrible los que sigue ocurriendo en Veracruz!




Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México