jueves, 19 de julio del 2018
 
Por Magda Zayas Muñoz
Columna: Momentos
¡Que el circo continúe y que los veracruzanos se jodan!
2017-11-17 | 09:28:32
“Algún día, no sé cuándo, diré por qué estoy aquí”, expresó el ex Gobernador Javier Duarte de Ochoa para el noticiero nocturno del periodista Ciro Gómez Leyva. Sí quería hacer ruido, lo logró. La expresión del ex mandatario resulta total y absolutamente “cínica”, así como siempre fue él pues como todos los mexicanos saben ésta ahí –en prisión- por hacer saquear las finanzas del estado, es decir hacer suyo el dinero público, es pocas palabras porque lo robo, entre otras brutalidades, aunque claro una cosa es saberlo, contarlo, decirlo, reproducirlo, asegurarlo y otra contar con el material probatorio suficiente para incriminarlo y sentenciarlo como culpable.
Luego entonces la expresión de Duarte al referir que en algún momento contará porque se encuentra en prisión resulta absurda a menos que intente victimizarse y señalar que, ésta ahí porque su cabeza fue la elegida para pagar mediática y públicamente por todos aquellos priistas que han incurrido en sinnúmero de ilícitos amparados en el poder. Lo que no queda duda, es el odio que predomina entre éste y el actual Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, pues a decir del comunicador que lo visitó en prisión el ex priista refirió“lo voy a decir en buen jarocho: me estoy mordiendo un huevo por no decir todo lo que tengo que decir y el otro para no mentarle su madre a Miguel Ángel Yunes“.
¿Pero porque Duarte sigue siendo noticia? Pues porque Miguel Ángel Yunes Linares así lo consiente, ese es el precio de sustentar su gobierno en el encarcelamiento de aquel; como dirían los psicólogos, no lo suelta, no lo deja ir y más allá de ello potencializa su imagen en espectaculares que lejos de exhibirlo ante todos los veracruzanos como un ladrón, provoca que el “político” permanezca en la mente de los ciudadanos, es más ha logrado victimizarlo, pero esto no le afecta al ex, al contrario lo alimenta.
¡Yo lo encarcelé!, ¡yo lo denuncie! y así el discurso del actual Mandatario, quien debería de ocuparse de Gobernar y dejar en manos de la Justicia Federal el proceso que se sigue en su contra, porque lejos de ello, lo único que provoca es el hartazgo a un reiterado discurso que pretende engañar y es que por ejemplo, en éste tema, la Fiscalía de Justicia del Estado ha sido exhibida por su incompetencia, pues mientras Linares insiste en referir “yo lo acuse” “yo lo denuncié”, queda claro que no contaron, ni cuentan con las pruebas para procesarlo, pues a la fecha, el ex mandatario solo es juzgado por las acusaciones de la PGR.
Queda claro que sí la justicia federal no hubiese actuado y solo Linares lo hubiese denunciado, seguramente el ex priista andaría por ahí fresco como una lechuga ¡en libertad!; El discurso del gobernador panista intenta confundir, pues ha expuesto interminablemente que cumplió ¡se hizo justicia! Y no, no es así; no es así porque Duarte no ha sido sentenciado, está en prisión porque un juez de control determinó imponerle una –medida cautelar- de prisión preventiva, en tanto la Fiscalía Federal recaba más pruebas para acusarlo y al mismo tiempo la defensa del ex mandatario objeta y presenta pruebas para tratar de liberarlo. Hay que decirlo con todas las letras y claramente, las autoridades, incluyendo las carcelerías lo tratan como inocente hasta que no se demuestre lo contrario mediante sentencia, porque así lo establece el actual sistema de justicia penal.
En fin, que mientras a los veracruzanos y mexicanos se les envuelve en un odio entre personajes políticos, éstos parecieran tener un acuerdo mutuo, pues sí como dice Yunes Linares, Duarte está en la Cárcel por los señalamientos que él lanzo, pues de lo contrario la PGR no hubiese actuado, entonces habría también que referir, que el panista es Gobernador gracias al ex priista, pues encontró en el pésimo desempeño de aquel, el eslabón perfecto para triunfar, por eso es que el azul no lo suelta, lo necesita y aquel aún en prisión vive, respira, sonríe y sigue siendo noticia gracias a que Miguel se agarra de él, y lo seguirá haciendo pues cree que Javier Duarte le alcanzará para colocar a su primogénito en la silla gubernamental. ¡Así el circo político y mientras tanto los más jodidos siguen siendo los veracruzanos, pues Duarte atracóa Veracruz y éste vive del escarnio, dejando de lado los resultados! Ni hablar queridos lectores, ¡que el circo de la política continúe y que los veracruzanos se chinguen!

Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México