Logo Imagen del Golfo
    martes, 16 de enero del 2018
Inicio Noticias Agencia Clasificados Sociales Deportes Columnas ImagenTV
    Coatzacoalcos-Zona Sur     |     Cd. de México     |    Córdoba-Orizaba-Centro     |     Internacional     |     Guerra contra el narco    |     Poza Rica-Zona Norte    |    Xalapa    |     Veracruz-Boca del Río
La enseñanzas de Flores Magón
 
 
Por Marco A. Medina
2017-10-24 10:42:41
Columna: La escena veracruzana
 
Invitado por el Instituto de Relaciones Culturales Mexicano-Cubanas “Flores Magón-Mella”, tuve la oportunidad el fin de semana pasado de ofrecer una conferencia sobre la vigencia del legado político del héroe oaxaqueño, nacido un 16 de septiembre de hace 144 años.

Comparto con los lectores de Imagen de Veracruz algunas opiniones vertidas en ese evento.

Ricardo Flores Magón y el grupo de liberales que inició acciones revolucionarias desde 1906, fueron protagonistas del alzamiento armado de 1910, confluyeron tácticamente con la convocatoria maderista y fueron críticos del derrotero que tuvo ésta, así como de los diversos vaivenes ocurridos después de la traición huertista. La carencia de ambición de poder de los magonistas, dada su ideología anarquista, fue aprovechada por lo que sí vivían del poder y para el poder.

La claridad con la que Flores Magón analiza la circunstancia histórica de México, los problemas de las comunidades indígenas y pueblos mestizos que eran despojados de sus tierras, los de los obreros que vivían penosas situaciones de sobreexplotación, así como el clima de opresión que respiraba toda la sociedad en la dictadura porfirista, fue parte medular de su esfuerzo por poner a un país en lucha en contra la opresión y la desigualdad social.

Esa claridad iba abriendo brecha en medio de la política de miedo y de control político, por un lado, y del manejo de la prensa y de la alianza con el poder eclesiástico, que ocultaban y mediatizaban las inconformidades que iban surgiendo cada vez con mayor fuerza.

A esa claridad se unía la valentía y la definición de objetivos precisos para derrocar a la dictadura. Muy pronto los liberales encabezados por Flores Magón vieron la necesidad de organizar un partido revolucionario y desarrollaron un vehículo muy importante para hacerlo realidad, el periódico Regeneración, que fuera la columna vertebral de la comunicación, de la discusión colectiva, de la definición de estrategias y de los llamados a la acción, como necesitaba el movimiento.

La alianza táctica con el maderismo no le impedir ver a Flores Magón y los suyos que era necesario enarbolar un programa de reivindicaciones sociales más allá de la consigna de “sufragio efectivo, no reelección”.

Por ello, el lema magonista, “Tierra y libertad”, que después será retomado por Zapata y los suyos, constituía una diferencia central. Otra formulación magonista fue la de que la liberación del pueblo tenía que ser obra del pueblo mismo, de suma importancia ante la otra posición que llamó inmediatamente a desmovilizar al pueblo.

Hoy que enfrentamos una dictadura de otro tipo, no la de un individuo, sino la de un pequeño grupo que aplica las mismas políticas del porfirismo, el pensamiento magonista es indispensable para que los mexicanos recuperemos nuestro país y nuestra Historia.

Hoy que vivimos la entrega de la soberanía nacional a los intereses extranjeros, empobrecimiento de la mano de obra mexicana como estrategia de competencia comercial, migración forzada de cientos de miles de mexicanos, explotación desmedida y depredadora de nuestros recursos naturales, fraudes electorales, sometimiento del Congreso de la Unión a los dictados presidenciales, corrupción desmedida en la administración pública, negocios multimillonarios al amparo del poder público, gobiernos caciquiles e impunes en los estados, la articulación de un movimiento como el encabezado por los Flores Magón es de suma importancia.

Hoy la realidad nos conduce a una lucha pacífica, pero la transformación que se requiere debe ir a fondo, como lo pedían Ricardo y los suyos. Sus enseñanzas están hoy más presentes que nunca.

Fue un movimiento derrotado, pero no vencido. Estamos seguros de que en la hora actual, ese pensamiento vertical, humano y solidario, triunfará.

Lo dicho, necesitamos un cambio verdadero.


marco.a.medinaperez@gmail.com
AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO
 
 
comunidad imagen del golfo
  Entradas Anteriores
2017-10-17 / La economía política del desastre
2017-10-10 / Deshojando la margarita II
2017-10-03 / Los sismos de septiembre: la salida neoliberal
2017-09-12 / El presupuesto 2018: optimismo desenfrenado
2016-08-22 / Pocos empleos y bajos salarios en Veracruz