domingo, 16 de diciembre del 2018
 
Por Marco A. Medina
Columna: Escena Veracruzana
Deshojando la margarita II
2017-10-10 | 09:51:11
Al terminar de deshojar su margarita, Margarita Zavala se quedó con el último pétalo de la flor exclamando: “no me quiere”. De ahí su decisión de renunciar al PAN.

Después de 2 años de forcejeos con el presidente de su partido, a la exprimera dama se le acabó el tiempo.

La única oportunidad que le quedaba ante la cerrazón de Ricardo Anaya de abrir el proceso interno para definir quien iría por la presidencia de la República, era apostarle a la candidatura independiente, cuyo plazo para inscribir su intención vence el próximo 14 de octubre.

La estrategia seguida por Anaya de conformar el Frente Ciudadano por México, en contubernio con Alejandra Barrales, presidenta del CEN del PRD, y la adhesión última del líder histórico del Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, dejaba a las instancias de los partidos involucrados sólo el momento de la ratificación de los acuerdos a los que llegaran de forma tripartita; es decir, las decisiones internas de sus órganos de dirección se supeditarían a lo que se acordara entre los 3 líderes partidistas.

Por eso, la lectura que hizo Margarita y su esposo fue que quedaban fuera de cualquier procedimiento, habida cuenta del convenio de conformación del citado frente avalado por el Consejo General del INE el pasado 29 de septiembre.

En este nuevo escenario nacional, la candidatura independiente de Margarita Zavala mueve el entorno de la mayoría de los actores políticos. Por supuesto la situación del PAN y del llamado Frente Ciudadano se torna crítica.

A Peña Nieto y al PRI le permite un respiro para designar en condiciones más desahogadas a su candidato presidencial; por otro lado, seguramente Zavala y Calderón serán buenos aliados durante la contienda electoral y podrán generar los acuerdos necesarios en el curso de la campaña para enfrentar a López Obrador.

A Jaime Rodríguez, el llamado “Bronco”, que también solicitó su registro como candidato independiente, también se le movió el caballo. De ser en su género el mejor posicionado, pasará a un segundo plano después de la señora Margarita.

Sin duda MORENA también resulta beneficiado. Sin embargo, la apuesta de AMLO y de MORENA no está en la división y el desconcierto que hoy existe en las filas de sus adversarios, sino en la unidad y organización para enfrentar la compra del voto y la política del miedo que instrumentará el régimen para intentar detenerlo.

Sea que por lo ocurrido en estos días se fortalezca la candidatura de José Antonio Meade o que finalmente surja Margarita Zavala como la candidata de todos los opositores a AMLO, el personaje que surja reunirá en torno a sí a todas las fuerzas del régimen.

Así sucedió cuando los gobernadores priistas, convencidos por Elba Esther Gordillo, movieron sus huestes a favor de Felipe Calderón. Y cuando Fox y los suyos abandonaron a su suerte a Vázquez Mota y apoyaron abiertamente a Peña Nieto.

Depende de quien esté mejor posicionado en los últimos tramos de la contienda. Esto es, lo que los fortalecerá no será su candidatura en sí, sino los apoyos con que cuenta el sistema para tratar de detener a su principal opositor.

Por ello, el líder de MORENA se dió el lujo de recomendar a Zavala como a Osorio Chong que emprendieran el camino independiente. Lo que queda en el PRI como en el PAN son sólo los apoyos corporativos que ambos partidos han reunido por años.

El PRI ya no puede ganar por sí solo sino coaligado con partidos menores. Y al PAN se le quedó a medio cocer su política frentista. Al régimen le queda aún la estrategia de los independientes y van a tratar de sembrar una margarita en el desierto.

Lo dicho, necesitamos un cambio verdadero.


marco.a.medinaperez@gmail.com




Entradas Anteriores



  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México