domingo, 16 de diciembre del 2018
 
Por Esteban Machucho Temix
Columna: El derecho a la legítima defensa
El derecho a la legítima defensa
2017-09-14 | 09:56:44
El día jueves 7 de julio del presente año, el congreso Local del Estado de Veracruz, aprobó la figura de la legítima defensa en la reforma al Código Penal, lo cual permitirá que ante la intromisión de algún intruso a la vivienda (ladrón, delincuente, o no) que atente contra la integridad física o bienes patrimoniales, el morador podrá defenderse sin ser procesado penalmente.

Sin embargo, la figura de la legítima defensa, no es una figura jurídica nueva, ya que esta ha existido en nuestro derecho mexicano y es considerada como causa excluyente de responsabilidad, la cual tiene por objeto que las personas puedan obrar en defensa de su persona, de su honor o de sus bienes, repeliendo una agresión actual, violenta, sin derecho y de la cual resulte un peligro inminente, con la anterior definición se reconoció al ciudadano el derecho de defenderse, debido a que la exigencia de la dignidad y la libertad que se pretende proteger, son la seguridad y la legítima defensa, bienes protegidos por el derecho humano a la seguridad, contenido en los artículos 21 de Nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y 7 de la Convención Americana de los Derechos Humanos.

Así de una interpretación conforme, los numerales citados establecieron que el gobernado, puede hacer uso de la legítima defensa, en el momento mismo, de estarse verificando, el escalamiento o fractura de los candados, paredes o entradas de su casa o departamento habitado o de sus dependencias, o cuando sorprenda a alguien en la habitación u hogar propios, de su familia o de cualquier persona que tenga obligación de defender o en el local donde se encuentren bienes propios o respecto de los que tenga la misma obligación, siempre que la presencia del extraño ocurra de noche o en el transcurso del día, en circunstancias tales que revelen la posibilidad de una agresión.

Sin embargo, la legitima defensa, no debe ser usada en exceso, porque se incurría en un ilícito penal de culpa o dolo, ahora bien, hay exceso de la defensa: cuando se prolonga la acción defensiva innecesariamente y cuando existe una gran desproporción entre el ataque y la repulsa.

Ahora bien, para tomarse la legitima defensa como grave o leve, y así poderla calificar, se debe tomar en consideración, no sólo el hecho material, sino también el grado de agitación y de sobresalto del agredido; la hora, sitio y lugar de la agresión; la edad, sexo, constitución física y demás circunstancias del agresor y del agredido; el número de los que atacaron y de los que se defendieron, y las armas empleadas en el ataque y en la defensa.

Ello es así, ya que el gobernado al hacer uso del derecho de la legítima defensa, éste debe hacerlo sin un exceso, ya que sí se sobrepasa los límites que impone la ley, para de defenderse o por su necesidad, será responsable del hecho que se deslinde de su actuar excesivo en los términos que establezca la ley penal.

Por otra parte, un exceso en la defensa, puede ser culpable (excusable) o no culpable. De tal suerte que el que se ha excedido de los límites impuestos por la ley, bajo el pretexto de su necesidad, es responsable del hecho ilícito cometido, así, un exceso de legítima defensa puede ser de índole doloso (lleva la intensión de cometer la agresión) o culposo (no lleva la intención de cometer la agresión), y una vez actualizado el dolo o la culpa, se descartaría la defensa legítima, y el hecho debe reputarse como intencional y no como de culposo.

Por lo anterior, no porque se hable de legítima defensa, en el código penal de la Entidad, significa que se está legalizando los hechos ilícitos como son el homicidio, las lesiones graves, cometidos en agravio de quien se ha introducido ilegalmente en nuestro domiclio, esto no es así, la legitima defensa viene hacer una herramienta que le permite al gobernado defenderse dentro de su propiedad, para que no sea procesado o consignado ante el fiscal investigador, por la comisión de un hecho ilícito, siempre y cuando la defensa no se exceda, en los términos que ha señalado en los renglones anteriores.


lic.machucho_temix@hotmail.com
Entradas Anteriores




  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México